lunes, 8 de marzo de 2021

Migración Extranjera (1900)

 LA MIGRACIÓN EXTRANJERA EN EL PERÚ DE LA DÉCADA DE 1900




Hacia 1857, gracias al auge de la explotación guanera, el 50% de la población limeña estaba conformada por extranjeros; pero debido a la crisis económica de 1872, a la invasión chilena de 1879, al consiguiente agotamiento de los depósitos guaneros y a la creación de fertilizantes químicos, la migración extranjera fue disminuyendo. Al iniciarse el siglo XX, cuando la economía peruana logró recuperarse, se reanimó la migración extranjera. Pese a esto, la tendencia a la disminución continuó. En 1908, los extranjeros que habitaban en Lima eran el 9.3% de la población y 7.1% en 1920, a diferencia del 18.6% que alcanzaron en 1876.

LA COYUNTURA MUNDIAL
Como resultado del vertiginoso aumento de la población a lo largo del siglo XIX, en aproximadamente 700 millones de personas, muchos países europeos y asiáticos se encontraban sobrepoblados y la cantidad de habitantes era muy superior a la cantidad de riquezas del país. Había tanta población, que no todos podían trabajar y alimentarse lo suficiente. Tal aumento explosivo de la población se debió  a los progresos en la medicina, que ayudaron a disminuir la mortalidad infantil y a aumentar el promedio de vida de la población. Así, la emigración, fue el desplazamiento voluntario de de masas de población de los países sobrepoblados y con recursos limitados, a países de escasa población y con gran potencial económico sin explotar como EE.UU., Canadá, Brasil, Argentina, Australia, etc.





En las primeras décadas del siglo XIX, crisis agrícolas (pérdida de las cosechas) laborales (desocupación), económicas (escasez de alimentos y aumento de precios) y sociales (disturbios), motivaron a cientos de miles de irlandeses, italianos, ingleses, franceses, alemanes, polacos, portugueses, noruegos, suecos, rusos, holandeses, chinos y japoneses a abandonar sus países  de origen en busca de mejores oportunidades en países de continentes lejanos, donde tenían la esperanza de salir de la pobreza. EE.UU. se convirtió en el destino de más de la mitad de ellos.

Como el fenómeno migratorio se produjo en la segunda mitad del siglo XIX, en plena industrialización de Europa, quienes van a emigrar serán campesinos, peones y mineros, puesto que a los obreros calificados no les resultaba difícil conseguir trabajo.





CHINOS E ITALIANOS
A inicios del siglo XX, Lima era una gran ciudad cosmopolita, por donde circulaban ciudadanos hindúes, escoceses, rusos, ingleses, chinos, estadounidenses, mexicanos, italianos, japonenses, franceses, españoles, ecuatorianos y de otros países de América Latina y del resto del mundo, siendo las colonias más numerosas, la de los Chinos (con 5682 miembros) y la de los italianos (con 2559 integrantes). Ambas representaban más del 60% de los extranjeros afincados en nuestra capital, para luego aumentar, en 1908, a un total de 12635 inmigrantes provenientes de estos dos países. Cabe resaltar, que no todos los inmigrantes que llegaron lo hicieron para trabajar; un número considerable de extranjeros  adinerados vino a invertir.

La presencia masiva de chinos e italianos, data del siglo anterior, aunque, valgan verdades, ya había presencia italiana en el Perú desde los primeros días de la invasión española, entre ellos, Juan Pastone (testigo de la muerte de Pizarro) y Antonio Solar, hijo de un italiano de apellido Solaro o Solari, a quien, en el repartimiento de tierras, le tocó la villa de Surco y el morro que hoy lleva su nombre y que está ubicado en Chorrillos, frente al mar.  Masivamente, italianos son traídos por la Sociedad de Inmigración Europea. La mayoría provenía del norte y sur de la península, especialmente de Nápoles, Venecia, Milán, Génova, Piamonte, Liguria, Lombardía, Córcega (antes de ser adquirida por Francia), Sicilia y la isla de Malta, muchos años antes de realizarse la unificación de 1876.





Los chinos, fueron importados para trabajar masivamente en la agricultura (ya antes, en en el siglo XIX, habían sido traídos miles de culíes para trabajar en la extracción e guano). La mayoría provenía de la colonia portuguesa de Macao (de allí el sobrenombre despectivo de Macaco). Los que huían de los malos tratos de las plantaciones, los que terminaban sus contratos y los que llegaban por cuenta propia, se instalaron en Lima, cerca al Mercado Central, en la calle Capón y alrededores, lugar posteriormente conocido como el Barrio Chino.

Muchos chinos e italianos, al terminar sus contratos, trabajaron como dependientes en bodegas, talleres artesanales y fábricas, especialmente los chinos. Años después, muchos de ellos lograron comprar las tiendas de abarrotes donde trabajaban, hasta llegar a formar un monopolio  que rivalizó con los propietarios peruanos e italianos.  Estos, por su parte, se dedicaron a la navegación, la pesca, a las bodegas, las peleterías, los bazares, las fondas y los restaurantes, siendo desplazados progresivamente por los chinos en los primeros años de la década de 1900.  Mientras que algunos italianos lograron ingresar a la élite económica, los chinos, que se enriquecen y visten a la usanza europea, no pueden abandonar la imagen del chino culí, que trabajó humillado y explotado en las islas guaneras y más recientemente, en las haciendas cañeras, con su larga trenza  y su traje negro. siempre fueron el blanco de las bromas, discriminación y ataques de la oblación limeña, de los negros y los blancos pobres, que grupos saqueaban y quemaban sus negocios, echándoles la culpa de copar los puestos de trabajo que antes ocupaban los peruanos hoy desempleados. Hasta de la epidemia de peste bubónica se les acusó. Incluso los diarios manejados por la oligarquía los acusaban de ser los causantes de la crisis económica y del desempleo. Los inmigrantes chinos, se convirtieron sin quererlo, en el chivo expiatorio del gobierno ante la sociedad.





Muy distinto fue el trato  recibido por los inmigrantes europeos, como los italianos, que, a pesar de la barrera idiomática, tenían en común con los peruanos, la religión y la herencia cultural latina, ventaja de la que carecían los asiáticos. Pero existió otro motivo que ayudó a los italianos, su origen blanco, estatus racial considerados de primer orden,  en la jerarquía racial limeña de comienzos del siglo XX, así como en Ica y Tacna, donde los italianos  se dedicaban al comercio y la textilería. Esa concepción de "progreso racial" que traerían los italianos consigo, logrando mejorar la raza, es un rezago del racismo colonial, donde en la cima de la pirámide racial se encontraban los blancos, sobre los indios, negros y chinos. Y si bien, la migración italiana en el Perú no fue tan numerosa como en Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile, fue acá donde alcanzaron un mayor desarrollo y se afianzaron rápidamente en la economía, la sociedad y la política, llegando a ejercer una gran influencia en el futuro. Puede que en los otros países hayan llegado tantos italianos que al final, no haya diferencia entre ricos y pobres, pero en Perú más bien, estos inmigrantes y sus descendientes se posicionaron tan bien, que rápidamente fueron asimilados por la clase alta peruana. 

Fueron tantos los italianos que llegaron a los otros países sudamericanos, que llegaron a ser rechazados por los habitantes nacionales, desatándose incluso, actos de xenofobia contra ellos. En el Perú, por el contrario, se les recibió tan bien que rápidamente pudieron prosperar, hasta convertirse, algunos de ellos, en millonarios. Se podría decir que en el Perú se encontraba el "sueño americano". 

Sin embargo, la ubicación geográfica en el Pacífico dificultó la llegada de más italianos al Perú (y europeos en general), pero lo que realmente marcó el fin de la inmigración masiva de italianos al Perú, fue la decisión del congreso de una ley incentivando la migración asiática (chinos y japonenses), por considerar que eran más fáciles de explotar, puesto que en sus países estaban acostumbrados al trabajo duro a cambio de una paga reducida.

LOS HIJOS DE LA TIERRA DEL SOL NACIENTE
Los japonenses constituye el tercer grupo de inmigrantes en importancia. Llegaron como mano de obra para las haciendas agroindustriales de la costa (azucareras y algodoneras), de corte capitalista. La Compañía Morioka, fue la primera en introducir japoneses al Perú; según contrato, cada uno recibiría 10 libras esterlinas por su trabajo. Fue así como a bordo del buque mercante Sakura Maru, procedente de Yokohama, desembarcaron en el puerto del Callao el primer grupo de inmigrantes japoneses; 790 personas, mayormente jóvenes, entre 20 y 30 años de edad, que vinieron al Perú en forma voluntaria, previamente seleccionados entre los mejores agricultores de su país.  Un capitán inglés y 42 tripulantes japoneses dirigieron la travesía de 36 días. Vinieron para trabajar en las haciendas azucareras de Puente Piedra y del norte del país, donde tuvieron que afrontar serios problemas de comunicación y hostilidad por parte de los peones peruanos, motivando su bajo rendimiento. 





Cabe recalcar que no solo agricultores llegaron; en siguientes viajes arribaron también profesionales y técnicos empobrecidos por la crisis. Fue precisamente esa la gran diferencia  que hubo entre chinos y japoneses, pues, mientras los primeros habían pertenecido a los sectores más bajos de su país, donde vivían en condiciones de pobreza extrema y semi esclavitud, los segundos, no solo eran de clase popular, sino que muchos provenían de la clase media japonesa y contaban además, con estudios profesionales y técnicos, eran personas instruidas. Eso jugó a su favor al momento de interactuar con la sociedad peruana, que los asimiló un poco más fácil que a los inmigrantes chinos.

Hasta 1910, la Compañía Morioka trajo 2874 japoneses más, en tres viajes; todos ellos contratados por tiempo fijo. Ellos mismos pagaban su viaje (que era barato) y recibían jornales diarios. Al concluir su contrato, algunos regresaron a Japón, y otros se establecieron en las ciudades para dedicarse al comercio, alcanzando muchos de ellos, el éxito, no sin antes haber pasado los mismos padecimientos que los chinos.

Así, producto de la mezcla de razas, se va a formar la Perú republicano de la actualidad.






_______________________________
FUENTES:
Capón, el Barrio Chino de Lima - Richard Chuhue, Munilibro 2
Historia del Perú 5 - Elías Toledo Espinoza
Italianos en el Perú - Lewis Mejía,  El Dominical, diario El Comercio, 4/06/95
La Emigración en el mundo - Enciclopedia Estudiantil, tomo XIX
Los Imperios del Sol - Guillermo Thorndike
Los italianos del Perú - Suplemento especial del diario El Comercio, 2/06/99
Mejorando la Raza - Augusto Ruiz Zevallos, Revista, diario el Peruano, 28/08/95
Migraciones Exteriores - Javier Espiago, Temas clave Salvat
Una visita al Sakura Maru - Diario El Comercio, 3/05/94


martes, 19 de enero de 2021

Visión Islámica de las Cruzadas

 

LAS CRUZADAS VISTAS POR LOS MUSULMANES

 

LA VISIÓN TRADICIONAL

Desde que nos enteramos de las Cruzadas, nos han difundido la idea de una Guerra Santa y justa que los reinos cristianos de Europa medieval emprendieron contra los musulmanes de Oriente que había invadido Tierra Santa, impidiendo el peregrinaje de los cristianos europeos a los santos lugares: una visión bastante simplista que hoy empieza a ser cuestionada, pues ahora se les está abordando desde un punto de vista crítico.

 

Tradicionalmente se dice que la caída de Jerusalén en manos de los árabes primero y de los turcos después, fue la razón por la que se iniciaron estas guerras religiosas que duraron en promedio 200 años. Pues resulta que los turcos, que eran islámicos radicales, ya no querían que los cristianos europeos sigan llegando en peregrinación para visitar lugares de tanta trascendencia religiosa como el Muro de los Lamentos, la Iglesia del Santo Sepulcro, la Iglesia de la Sagrada Familia, la colina del Gólgota, el Monte de los Olivos, el río Jordán, el Mar de Galilea,  y otros lugares ubicados en Israel (Jerusalén, Belén, Nazaret, etc), Siria y Jordania. Es que, en todos estos lugares vivieron los personales bíblicos más venerados por las tres religiones monoteístas más importantes del mundo: el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam, entre ellos Abraham, Moisés, Jacob y Jesucristo, pero también Mahoma, para los musulmanes.

 

Fueron ocho cruzadas realizadas en dos siglos. Cuatro se dirigieron a Tierra Santa, dos a Constantinopla, una a Egipto y una a Túnez. La primera, conocida como la Cruzada Popular, fue convocada por el monje Pedro el Ermitaño, pero al poco tiempo se unieron varios de los nobles cristianos más importantes de Europa, en la que fue conocida como la Cruzada Señorial. Fue la única que tuvo éxito en recuperar Jerusalén, aún así, han sido presentadas como una gran aventura, con grandes actos de heroísmo por parte de los monarcas y señores feudales, todo en nombre de la Fe.

sábado, 9 de enero de 2021

DD.HH. Situación Actual

 SITUACIÓN ACTUAL DE LOS DERECHOS HUMANOS EN EL MUNDO




Hoy en día casi todos los países del mundo han firmado la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Pero eso no quiere decir que los derechos se respeten de verdad en todas partes. Hay muchos lugares del mundo en los que las personas no pueden expresarse con libertad, ni practicar su religión, ni tener un juicio justo, ni confiar en su seguridad personal, ni disfrutar de un trato igualitario. Especialmente graves son las violaciones de los derechos humanos de las mujeres, los niños y las personas indefensas. Por eso hoy en día sigue siendo importante denunciar los abusos y luchar para que los derechos de todas las personas se respeten en todo el mundo.

Actualmente existen muchas Organizaciones No Gubernamentales que se dedican a defender los derechos humanos y a perseguir las violaciones de los derechos de las personas. Algunas de las más conocidas son Amnistía InternacionalHuman Rights WatchSOS racismo o Movimiento contra la Intolerancia.

En los países democráticos, donde los derechos humanos están reconocidos por la ley, todas las personas pueden exigir que sus derechos sean respetados. En España los derechos humanos están garantizados en la Constitución, que es nuestra ley más importante. Si por alguna razón nuestros derechos son violados, podemos denunciar la situación ante los tribunales. Pero cuando la situación es muy grave, también podemos recurrir a los tribunales internacionales que existen:
1.El Tribunal Europeo de Derechos Humanos tiene su sede en Estrasburgo (Francia). Se encarga de atender las denuncias de las personas cuyos derechos fundamentales hayan sido violados en cualquier lugar de Europa. Para los 47 países que forman el Consejo de Europa, este tribunal es la máxima autoridad jurídica en derechos humanos.
2.El Tribunal Penal Internacional se encuentra en La Haya (Holanda). Se ocupa únicamente de crímenes gravísimos que suponen una terrible violación de los derechos humanos. Se trata de los crímenes contra la humanidad, entre los que se encuentran el genocidio, las deportaciones, la tortura, las violaciones, las persecuciones por motivos políticos, ideológicos, raciales o religiosos, etc.

SITUACIÓN ACTUAL POR CONTINENTES
Valorar cual es la situación actual de los Derechos Humanos en el mundo es un tema complejo y para nada sencillo, pues el tema está plagado de luces pero también de sombras. Por supuesto que a más de sesenta años de la proclamación de la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 se han dado grandes avances, pero también por desgracia debemos advertir que aún subsisten múltiples problemas y siguen ocurriendo violaciones graves a los Derechos Humanos por todo el orbe.

1-América
Para entender la situación de los Derechos Humanos en el continente americano es necesario distinguir entre lo que ocurre en América del Norte (Canadá y Estados Unidos) y lo que acontece en el resto de América Latina.

Actualmente existen varios problemas que aquejan a América Latina, entre los que se encuentran la corrupción, la falta de independencia del poder judicial, la impunidad de los agentes del Estado (policía, fuerzas armadas), la debilidad de los gobiernos, y la notoria divergencia entre lo que marca la ley y lo que ocurre en la práctica. El legado de los regímenes autoritarios del pasado sigue aún presente sobre todo en Centroamérica y también en algunos otros países latinoamericanos que padecen de deficiencias institucionales. Todo esto ha ocasionado la debilidad del sistema de protección de los Derechos Humanos y que proliferen los abusos por parte de funcionarios públicos, fuerzas policiacas y militares en contra de amplios sectores de la población, y que se obstaculice el trabajo de las ONG´S y defensores de los Derechos Humanos, y que frecuentemente los periodistas también sufran violaciones a sus derechos. En muchos casos las acciones violatorias de Derechos Humanos cometidas por  los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley no son objeto de acciones judiciales en su contra,  lo que ha generado que prevalezca la impunidad. Mención aparte merece la situación de violencia delincuencial, donde las mafias y pandillas han convertido a varios países centroamericanos en tierra de nadie; la Mara Salvatrucha, es el mejor ejemplo de esta situación.


Latinoamérica presenta mucha violencia desde hace décadas. Desde el siglo XVI ha sufrido la invasión española y portuguesa, colonialismo, las guerras de independencia, el caudillaje, conflictos territoriales, golpes de Estado, revoluciones, guerrillas, terrorismo, guerrillas, protestas, narcotráfico y pandillas organizadas en verdaderas mafias. Los responsables de muchos de los atentados contra los DD.HH. actuales son los cárteles de la droga como como el de Sinaloa o el de Guadalajara, bandas delictivas como la Mara Salvatrucha o los Zetas y grupos delincuenciales menores dedicadas al asalto, la extorsión y el sicariato.


Según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Latinoamérica es la región del mundo con mayor índice de desigualdad. La pobreza que ha azotado a la región, producto de las crisis económicas recurrentes a lo largo del tiempo, ha generado que prevalezca la discriminación hacia amplios sectores de la población lo cual ha producido también una gran inequidad y contrastes muy marcados con la consecuente exclusión social de millones de personas (el caso de Haití es quizás el ejemplo más latente de miseria generalizada en un país americano). Podemos notar como la falta de transparencia y de rendición de cuentas en el manejo de recursos, así como la protección de intereses económicos particulares, han sido un obstáculo para superar la pobreza y sus consecuencias en la región.


Si bien EE.UU. se ha proclamado como el defensor de los DD.HH. en el mundo, no es precisamente un ejemplo de ello.Existen grupos supremacistas blancos que promueven ideas y actos racistas y xenofobicos de inspiración neonazi,contra las minorías de origen afroamericano, latino, asiático, árabe e incluso de Europa Oriental. La policía suele actuar con brutalidad cuando tiene que enfrentar a alguno de estos grupos. El Ku Klux Klan y la Nación Aria son claros representantes de estas ideas.


Igualmente en América Latina los pueblos indígenas son víctimas de marginación, abusos y represión y sin duda son el sector con el nivel de vida más pobre en la región. Otro problema grave de esta región es la violencia contra las mujeres, la cual continúa fuertemente arraigada en América Latina, y sus perpetradores frecuentemente se cobijan bajo una gran impunidad. Del mismo modo, la discriminación de la mujer en múltiples aspectos aún sigue presente. También resulta importante hacer mención al largo conflicto armado que ha vivido Colombia en los últimos años y que ha ocasionado graves perjuicios a la población civil y en el que todas las partes que en él intervienen (Gobierno, guerrillas y narcotraficantes) han cometido grandes abusos y violaciones en contra de los Derechos Humanos. También por desgracia, una situación análoga se ha venido presentando en México recientemente, en donde el aumento de la criminalidad y la lucha entre bandas delincuenciales entre sí y con el gobierno ha ocasionado una gran cantidad de víctimas (según las cifras más recientemente reveladas en 2010, las muertes ascienden a aproximadamente 22 000 personas en los tres últimos años). Actualmente Venezuela se encuentra en el ojo de la tormenta. El  país más próspero de Sudamérica entre los años 80 y 90, es hoy una calamidad debido a la mala gestión del chavismo, movimiento político creado por Hugo Chávez y continuado por Nicolás Maduro, cuyo estilo populista, antidemocrático y corrupto ha generado la mayor crisis migratoria de la historia sudamericana, donde, en menos de cinco años, millones de venezolanos han abandonado su patria para buscar un mejor futuro en distintos países de la región, con distinta suerte.


La violencia social es bastante fuerte en Latinoamérica debido a las grandes desigualdades que exiten en la región. el pandillaje, las barras bravas, las protestas sociales (como la ocurrida en Chile el 2019 o la que desde hace tiempo vivie Venezuela desde el ascenso al poder del chavismo o huelgas como la del magisterio peruano del 2018). Después del Medio Oriente y África, Latinoamérica es el territorio donde a violencia familiar y especialmente contra la mujer es el pan de cada día. Perú, México y El Salvador encabezan la negra lista de feminicidios en la región. La explotación laboral es otra realidad que no se puede ocultar, especialmente desde los años 90 en que el neoliberalismo se posicionó con fuerza. La pobreza extrema ha hecho que muchos niños sean explotados en distintos trabajos, teniendo que abandonar los estudios  para ayudar a sus padres. Algunos son secuestrados para trabajar en campamentos mineros clandestinos.


Por lo que hace Norteamérica el caso de los Estados Unidos resulta paradójico, pues es un Estado con gran desarrollo económico y que se jacta de ser “civilizado”, democrático, respetuoso de las libertades y derechos de las personas, y sin embargo no ha ratificado diversos tratados internacionales como son la Convención de Derechos del Niño, la Convención de la ONU sobre la Mujer, el Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales, el Pacto de San José de Costa Rica para la eliminación de la pena de muerte, ni tampoco el Estatuto de Roma que establece la Corte Penal Internacional. Los Estados Unidos a partir del 2001 han encabezado en el mundo la llamada “Guerra contra el Terrorismo Internacional”, misma que ha conducido a que se generen múltiples violaciones a los Derechos Humanos y abusos en nombre de la “Seguridad Nacional”. El caso de los reclusos en Guantánamo es una muestra de tal situación y en donde se pueden verificar hechos que van desde detenciones arbitrarias, interrogatorios secretos, incomunicaciones, privación del derecho del debido proceso, hasta torturas físicas y psicológicas. Y como todo surgió a raíz del atentado del 11 de setiembre del 2001 contra las Torres Gemelas, podría decirse que Al Qaeda (grupo terrorista autor de los atentados) de dio la excusa perfecta para reanudar su política intervencionista, tan común en los tiempos de la Guerra Fría.

Igualmente los Estados Unidos se han caracterizado en los últimos tiempos por conductas racistas en contra de minorías (los afroamericanos, por ejemplo) y una xenofobia hacia ciudadanos de determinadas nacionalidades en específico (mexicanos, cubanos, salvadoreños, etc.) o grupos étnicos y religiosos como los árabes musulmanes. También los Estados Unidos continúa siendo el gran verdugo de todo el continente pues sigue llevando a cabo ejecuciones de personas condenadas a la pena de muerte por distintos delitos.


EE.UU. inicia guerras en defensa de la libertad, la democracia y los DD.HH. cometiendo sus tropas abusos también. En los años 70 lo hicieron en Vietnam y desde el 2001 lo vienen haciendo en Afganistán, Irak e en cuanto país intervengan militarmente. Guantánamo, ubicado en Cuba, es el centro de detención más importante que tiene, donde con frecuencia se han cometido abusos contra los prisioneros. Aunque se llenen la boca de lo civilizados que son, los estadounidenses más de una vez han cometidos actos violentos realmente execrables;por ejemplo los estudiantes, víctimas de bullying muchas veces, quienes han ingresado a sus colegios, preparatorias, institutos o universidades para asesinar a sus compañeros y maestros. Por último, cada cierto tiempo aparece un asesino serial que, motivado por traumas personales o desequilibrios mentales, dispara a diestra y siniestra contra quien se cruce en su camino, aparentemente sin razón. Su política de libertad para portar armas es una de las razones de tales situaciones.


2-Asia Oriental-Oceanía
La riqueza en Asia Oriental ha aumentado con mayor rapidez que en ninguna otra parte del mundo y varias de sus economías estatales han experimentado un notable crecimiento económico y desarrollo. No obstante ello, no todas las personas se han beneficiado de esta situación, y los Derechos Humanos no se han potencializado en esta región. Existen países muy ricos como Australia, Japón y Corea del Sur, y países  extremadamente pobres como Afganistán, Bangladesh y Myanmar. La desigualdad en los procesos de generación de riqueza ha favorecido a unos pocos en perjuicio de muchos, y las recientes crisis económicas han afectado a millones de personas. Incluso en el 2008, millones de personas en Corea del Norte sufrieron una hambruna sin precedentes. En Asia los intereses comerciales de empresas multinacionales han prevalecido por encima de las necesidades de la población más desfavorecida y la explotación desmedida de recursos naturales ha causado graves daños y el desplazamiento de personas. Esto ha generado problemas de migración de personas por cuestiones económicas hacia otros países en los cuales tienen que soportar discriminación y violación de sus derechos fundamentales.


El lejano Oriente asiático puede ser muy disciplinado, espiritual y pacífista, sin embargo existe mucha violencia social y política. Mafias como la Yakuza japonesa y la Trieada china suelen dedicarse al tráfico de drogas, la trata de personas, el control de la prostitución, la extorsión y el sicariato. Son tan poderosas que la ley no las puede controlar y no temen mostrarse en público. En Filipinas actúa el grupo terrorista Abu Sayyaf, que pretende formar un estado islámico en la isla de Bacilán. El 2001 tomaron como rehenes a varios turistas, entre ellos un peruano-estadounidense, quienes fueron decapitados. China tiene el liderazgo como el país donde más atentados contra los DD.HH. se registran, tanto en el plano laboral como social, contra aquellos que protestan reclamando más libertades y donde ocurrieron verdaderas masacres, como las ocurridas en la plaza Tiananmen en 1989 contra miles de estudiantes que reclamaban democracia, o como la ocurrida con los habitantes de Hong Kong el 2019 a raíz de su intromisión política y económica de esta ciudad autónoma.


Otro aspecto que debe mencionarse, es que en esta región el autoritarismo, la intolerancia, la falta de libertad de expresión y la represión, siguen siendo algo cotidiano (ejemplo de ello son las represiones que China ha ejercido en contra de los tibetanos y otras minorías étnicas, defensores de Derechos Humanos, practicantes de diversas religiones, abogados y periodistas). En Asia la pena de muerte es algo habitual para castigar diversos delitos y no sólo homicidios; ejemplo de esto es Filipinas, cuyo presidente Rodrigo Duterte no duda en aplicar la pena de muerte tanto a asesinos como a narcotraficantes, drogadictos, homosexuales; incluso llegó el rumor de que habría amenazado con disparar a matar a todo aquel que no respetase la cuarentena y el toque de queda impuesto en medio de la coyuntura mundial por la pandemia de Coronavirus. Corea del norte, China, Tailandia e incluso el desarrollado y civilizado Singapur, son algunos de los países donde se aplica la pena de muerte.

Esta región ha sido escenario de constantes conflictos armados y actos violentos que han debilitado la seguridad de millones de personas. Los conflictos armados internos en muchos Estados han generado miles de víctimas entre muertos, heridos y desplazados, destruyendo el Estado de Derecho (Afganistán, Irak, Myanmar, Sri Lanka, Bangladesh, Pakistán, entre otros). En estos Estados ha sido común la realización de actos como ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, malos tratos y torturas, con gran impunidad y amparados en nombre de la “Seguridad Nacional”.


Muy difícil y hasta peligroso es ser mujer en algunos países asiáticos, especialmente en Afganistán y Pakistán, incluso en India y China. en Afganistán y Pakistán, de población mayormente musulmana no solo se les obliga a usar el velo islámico, sino que hasta se les mutila y asesina sin que sea considerado delito. La joven pakistaní Malala Yousafzai, atacada y varias veces amenazada de muerte, es el símbolo de la brutalidad con la que son tratadas las mujeres en esos países. La homosexualidad, con todas sus variantes, a pesar de ser bastante común en países como Tailandia, es discriminada en la mayoría de los países asiáticos, como en la India ocurre con la comunidad hijra. En algunos países hasta es castigada con la muerte. La trata de personas es otra realidad latente en el continente, especialmente en China, India, Tailandia y Pakistán, donde millones de personas, especialmente niños, son sometidos a esclavitud a cambio de dinero para sus familias o por el pago de deudas. La mayoría trabaja en enormes complejos industriales transnacionales o en pequeños talleres como los que fabrican alfombras en Pakistán, de donde se escapó Iqbal Masish a los 10 años. Su activismo en contra de la esclavitud infantil en las fábricas de alfombras le causó la muerte dos años después.


En muchos casos la inestabilidad política y la reafirmación de la autoridad militar han generado estados de excepción continuos que han debilitado las instituciones protectoras de los Derechos Humanos, haciendo que el acceso a la justicia sea un sueño inalcanzable para muchas personas en la región. La persistencia de los intereses políticos y económicos por encima de los Derechos Humanos ha creado un ambiente desfavorable para el florecimiento de las libertades y derechos de las personas. No se debe olvidar que muchos de los países de Asia y Oceanía aunque  han firmado tratados, han sido reacios a firmar protocolos facultativos para la presentación de quejas individuales en materia de Derechos Humanos. No debemos olvidar tampoco que Asia es la única región del mundo en donde no existe todavía un sistema internacional regional de protección de los Derechos Humanos.

3-África 
La lucha violenta por el poder es un componente de la vida política actual de África, aunque algunos países han buscado democratizarse. Conflictos armados de larga duración en Angola, Sudán, Sierra Leona, Liberia, Congo, Darfur, Chad, Níger, Costa de Marfil, Burundi, Eritrea, Mozambique, Guinea, Somalia y un largo etcétera, han producido violaciones sistemáticas de los Derechos Humanos y los crímenes más atroces, mientras que los responsables en la mayoría de los casos han eludido rendir cuentas de sus actos. Estos conflictos armados han traído consecuencias devastadoras para la población civil, como son homicidios ilegítimos, mutilaciones, torturas, violencia sexual, reclutamiento de menores como soldados, desplazamientos forzados y hambrunas. De esta manera se han producido también debido a dichos conflictos, migraciones de miles de personas, que huyen hacia otros países de Asia, Europa o del mismo continente Africano (como Sudáfrica), buscando mejorar su vida y la de sus familiares. Mención aparte merece la guerra civil en Ruanda, que con cortes racistas, desangró a este pequeño país de la década de los 90, enfrentando a los dos grupos étnicos mayoritarios del país, los Hutus y los Tutsis, quienes cometieron tremendos atentados contra los derechos humanos. El asesinato de presidente ruandés de origen Hutu a manos de la guerrilla Tutsi dio origen a esta guerra, donde, en apenas cuatro meses (de abril a julio de 1994) el 70% de la población tutsi fue exterminada por radicales de la mayoría hutu, que había tomado el poder aprovechando la muerte del presidente. Fue una verdadera masacre; la población tutsi fue asesinada con crueldad. Hubo torturas, mutilaciones, descuartizamientos, desollamientos, decapitaciones y violaciones a las mujeres. ¿Algún país intervino para frenar tal derramamiento de sangre? Ninguno. Ruanda no tiene petróleo.  El Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana no ha cumplido su mandato de abordar la dimensión de los Derechos Humanos en los conflictos armados africanos y muchos Estados de la región han sido reticentes a colaborar con el Consejo de Derechos Humanos de la ONU constructivamente.


El continente africano está lleno de problemas ambientales, sociales y políticos. Junto a los continuos golpes de Estado, se produjo en 1994, en Ruanda, el gobierno dirigido por el grupo étnico de los Hutus emprendió un genocidio contra el
pueblo tutsi, su etnia rival, a la que trató de exterminar a mechetazo limpio, asesinado aproximadamente a un millón de personas en apenas tres meses. Esto ocasionó un éxodo de millones de personas que huyeron a los países vecinos.  26 años después, las heridas no cicatrizan.


En buena parte de la región africana la inestabilidad política, los conflictos armados, la corrupción, la impunidad, el subdesarrollo, la pobreza, el abandono y la falta de educación son factores que agudizan el problema de los Derechos Humanos. A pesar de tener grandes yacimientos de oro y petróleo, en África la pobreza es desgarradora y millones de personas viven sin acceso al mínimo necesario de una vida digna (vivienda, educación, alimentación, salud, agua potable, etc.) y son víctimas de crisis alimentarias y hambrunas que causan cada año miles de muertes. De esta manera los Derechos Económicos Sociales y Culturales son un sueño para la mayor parte de los pobladores del continente africano.

En África la violencia contra las mujeres y niñas es un mal generalizado. La homofobia, la persecución y castigo a personas por su orientación sexual es algo que ocurre comúnmente, del mismo modo que la represión contra la disidencia y la oposición. Igualmente en muchos Estados Africanos el autoritarismo, la violencia étnica y la xenofobia son situaciones que se presentan habitualmente. Basta recordar el secuestro de centenares de niñas de un colegio católico de Nigeria por miembros del grupo terrorista islámico Boko Haram, a muchas de las cuales convirtió en esclavas sexuales para los miembros de esta agrupación fundamentalista o para venderlas al mejor postor a quien pueda pagar por ellas.


La violencia política es muy común en el continente africano, especialmente en la región subsahariana. Junto a las revoluciones, guerras civiles y golpes de estado, convive el terrorismo. Boko Haram es el más importante de todos; una agrupación yahadista adscrita al Estado Islámico (ISIS), que ha cometido muchos abusos contra los DD.HH. Se inició en Nigeria pero se ha extendido hasta Camerún, Chad, Niger, Mali y Benin, donde han asesinado, secuestrado y esclavizado a cientos de miles de personas, como el secuestro de más de 200 niñas de una escuela católica de Nigeria, que fueron esclavizadas, prostituidas o vendidas.  el trabajo infantil, la muerte por lapidación y la migración forzada son un mal endémico en la región. La infibulación, o mutilación genital femenina es una tradición muy extendida en varios países de África central de fe islámica. En algunos se llega incluso a la ablación o extirpación completa del clítoris. Los piratas somalíes y etiopes son el terror de las embarcaciones turísticas y de carga que navegan por el océano Índico y el Mar Rojo.

4-Europa
Europa es la región que ha creado un sistema de Derechos Humanos sin comparación, al contar con un sistema de protección reforzado tanto en lo interno como en lo internacional, e incluso para la propia Unión Europea en el ámbito de lo comunitario. Aunque gran parte de la región goza de estabilidad, aún subsisten problemas en el campo de los Derechos Humanos. La impunidad por los crímenes cometidos en conflictos más o menos recientes como el de la ex Yugoslavia es un hecho innegable.

La relativa estabilidad política, el desarrollo económico y el bienestar que ofrecen los países de la Europa Occidental los ha convertido en un imán para personas que huyen de la persecución, la violencia y la pobreza, generando una gran inmigración de personas mayormente en condiciones irregulares las cuales por su propia condición son víctimas de discriminaciones y abusos, siendo dichos inmigrantes también uno de los sectores más afectados por la pobreza. A fin de evitar tales flujos migratorios muchos países europeos han establecido severas limitaciones a los refugiados y a los solicitantes de asilo y migrantes en general (Bélgica, Francia, Suiza, Rusia, Ucrania, Turquía, etc.). 



Al ser un foco para la migración mundial, en Europa ha resurgido la intolerancia, el racismo y la xenofobia, a través de distintas agrupaciones neonazis. El fútbol europeo desata tantas pasiones que genera gran violencia entre los barristas de determinados clubes y selecciones nacionales, destacando por su organización, número y violencia los Hooligans británicos. De vez en cuando, el continente es remecido por algún crimen violento, como el cometido en 1993 por dos niños ingleses de 10 años, quienes secuestraron, torturaron, violaron y mataron a ladrillazos en la cabeza a un bebe de dos años. Por la crueldad de sus actos fueron juzgados como adultos.


Para los Estados de esta región la seguridad es quizás hoy por hoy su preocupación principal, y ello ha ocasionado que no en pocas ocasiones se le conceda a aquella primacía sobre los Derechos Humanos y que en nombre de la lucha contra el terrorismo islámico, éstos sean vulnerados  (Rusia, Turquía, Reino Unido y Francia). Igualmente se ha dado la complicidad de varios Estados Europeos en las detenciones secretas e ilegales dirigidas por Estados Unidos, volviéndose por tanto cómplices en desapariciones forzadas, torturas y malos tratos en la llamada “Guerra contra el Terror”.

A  pesar de los avances que en materia de Derechos Humanos existen en esta región, es importante mencionar que el racismo y la discriminación continúan presentes contra algunas minorías como es el caso de la comunidad Romaní (comúnmente conocidos como gitanos) y contra migrantes musulmanes y africanos, los cuales son víctimas de malos tratos e injusticias cometidas muchas veces por parte de civiles y grupos extremistas neonazis, con una relativa complacencia o por lo menos cierta pasividad por parte del Estado. Este flujo de inmigrantes ilegales ha generado que se establezca un gran “negocio” de trata de personas para servicio doméstico, la agricultura, la manufactura, la construcción, la hostelería e incluso para la explotación sexual forzada, cuyas víctimas no denuncian los abusos y no se quejan, por temor a ser considerados como delincuentes y ser expulsadas o deportadas.

Aunque la violencia contra la mujer en Europa no es sistemática como en algunas otras regiones, sin embargo tristemente sí se sigue presentando en el ámbito familiar. En varios países de la Europa Oriental, existe aún gran intolerancia contra comunidades lesbianas, gays, bisexuales y transgénero.


A pesar de ser un continente civilizado, Europa no se salva de la agitación política. Los que tal vez sean las agrupaciones terroristas más antiguas del mundo son europeas; el IRA, que busca integrar a Irlanda el territorio de Ulster (Irlanda del Norte) bajo control británico y, el ETA, que opera en España, intentando la independencia del País Vasco. ambas agrupaciones se encuentran temporalmente inactivas. Rusia, heredó de la Unión Soviética un conglomerado étnico y religioso disconforme, ansioso por recobrar su independencia. Los separatistas chechenos de vez en cuando realizan algún atentado de impacto como la toma de 1500 rehenes en una escuela de Beslán (Osetia del Norte) reclamando la desocupación rusa de Chechenia, con un saldo de 334 muertos y más de 700 heridos. En Rusia la libertad de expresión está restringida; una muestra es el arresto y tortura de las integrantes de colectivo feminista Pussy Riot, por haberse manifestado públicamente contra Vladimir Putín. El separatismo en España no es exclusivo de los vascos; la provincia de Cataluña intentó separarse mediante un referendum realizado el 2017, cuyo resultado adverso generó una respuesta violenta del gobierno.


Por último también es preciso apuntar que en algunos países de la Europa Oriental como Rusia y Turquía se han dado comúnmente muestras de intolerancia contra la disidencia y la crítica antigubernamental, limitando la libertad de expresión, de reunión y de asociación, reprimiendo a la sociedad civil e incluso llegando a tacharlos de antipatriotas. Muchos opositores han sido encarcelados por manifestar públicamente sus discrepancias con el gobierno de Vladimir Putin. Ejemplo de esto es lo sucedido a las participantes del colectivo femenino Pussy Riot, opositor al gobierno, cuyos miembros más visibles, las cantantes de la banda de música punk del mismo nombre fueron encarceladas por opinar contra el presidente Putin. Durante su confinamiento fueron aisladas y sometidas a maltrato psicológico, violación sexual y tortura física.

5-Medio Oriente 
En esta región del mundo nos encontramos con que varios países no han suscrito todavía o no han ratificado varios tratados en materia de Derechos Humanos e incluso se han resistido a la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 a la que han tildado de intento de imponer valores occidentales. Incluso un problema del Medio Oriente es la cuestión de la intolerancia religiosa en algunos Estados autoritarios y teocráticos que aún subsisten. Todo esto ha generado que los Derechos Humanos se hayan desarrollado con extrema lentitud en esta zona, ocasionando que estos derechos ocupen un lugar secundario y se dé prevalencia por parte de los gobiernos, a la seguridad pública y a la seguridad del Estado, por encima de ellos. Esta situación ha hecho que los abusos graves en contra de los Derechos Humanos sea un fenómeno generalizado y muy arraigado.

Los conflictos armados como el árabe- israelí, el de Irán y el de Irak han afectado a millones de personas y han ocasionado también un problema grave de migración de personas que huyen de los conflictos y guerras hacia otros países y que aprovechándose de su vulnerabilidad son explotados y abusados sin que nadie se preocupe por su bienestar.

También en esta zona la llamada “Guerra contra el Terrorismo Islámico” ha afectado a muchas personas de diferentes Estados como Arabia Saudí, Kuwait, Libia, Túnez y Yemen, haciéndolos víctimas de detenciones ilegales, desapariciones, torturas y otros abusos, que han sido legalizados mediante la utilización mañosa de leyes antiterroristas que en muchos casos les han servido para deshacerse de enemigos políticos u opositores. Del mismo modo los servicios de seguridad e inteligencia de muchos países de la región reprimen la disidencia y el debate, vulnerando severamente la libertad de expresión, y a menudo también los defensores de Derechos Humanos son hostilizados y encarcelados.


Cercano y Medio Oriente forman la región más conflictiva del mundo, donde los DD.HH. son violados permanentemente
desde hace tiempo. El conflicto entre israelíes y palestinos es de nunca acabar, la guerra civil en Siria, la guerra de independencia kurda y sobre todo, la presencia activa de muchos grupos yihadistas, fundamentalistas e integristas islámicos, entre los que destaca por su crueldad el Estado Islámico, más conocido como ISIS, contribuyen a incrementar el clima de violencia en la región y con ello, las violaciones contra los DD.HH.


En buena parte de los países árabes existe un problema en el trato a la mujer la cual está subordinada al hombre y es víctima de violencia, mutilaciones y violaciones, como algo generalizado. La violencia de género es una amenaza diaria en contra de las mujeres, que muchas veces está legitimada e incluso legalizada por diversos países como Afganistán, donde las mujeres tienen las peores condiciones de vida de toda la región. El caso de Malala Yousafzai puso en evidencia ante la comunidad internacional, las terribles condiciones de vida de las mujeres en los países donde el extremismo islámico es mayoritario, como en Afganistán, donde las mujeres son obligadas a cubrirse con la burka, a no salir de casa sola, a no asistir al colegio, a no trabajar y a obedecer en todo momento al hombre de la casa, el padre o el hermano en caso de quedar huérfanos. Si está casada, depende del esposo, y del hijo, en caso de quedar viuda. Los castigos por desobediencia son la desobediencia suelen ser brutales: mutilación de alguna parte del cuerpo (nariz, labios, seños), latigazos, golpes y hasta ser rociadas con ácido o agua hirviente. Muchas llegan a morir. Nada de esto es delito mientras se cometa en el seno del hogar. 


Entre los países musulmanes y algunos otros como India, es muy común el matrimonio entre niñas y hombres adultos
por considerarse que aportarán toda su experiencia al matrimonio y les darán protección. Muchas de ellas pueden ser madres
de más de un hijo antes de cumplir los 15 años. Otras costumbres muy arraigadas son los castigos corporales
y la muerte  pública para mujeres por lapidación, en la que a menudo participa toda la población.


En esta zona existe un amplio uso de la pena de muerte (ahorcamientos públicos, lapidación, fusilamiento), penas atroces y mutilaciones, las cuales son vistas con bastante naturalidad por emanar no sólo de una cuestión legal sino religiosa y cultural también.

Esta es pues, a groso modo, la situación de los Derechos Humanos en gran parte del mundo.

El atentado del 11 de setiembre del 2001 por el grupo terrorista islámico Al-Qaeda le dio la excusa perfecta a EE.UU. para inmiscuirse 
en la política interna de los países petroleros de Oriente Medio, donde ha cometido tantos atentados contra los DD.HH.
como los regímenes que dice combatir en aras de la libertad.
   






_____________________
FUENTES
“Situación actual de los DDHH en el mundo” - César Prestel Alfonso, Recursostic.com.es
“Derechos Humanos en el mundo: la situación es bastante sombría” - Antje Passenheim, 10.12.2019 – DW
“La lucha en defensa de los Derechos humanos” - César Prestel Alfonso, Recursostic.com.es
”La situación actual de los Derechos Humanos en el mundo” - Cuauhtémoc Manuel de Dienheim Barriguete, ,IUS, revista jurídica. Universidad de Latina de América








*****************
ACTIVIDADES
1-Realiza un cuadro comparativo sobre la situación de los DD.HH. en el mundo
2-Realiza un juicio crítico sobre el tema









El Problema de la Capital

 EL PROBLEMA DE LA CAPITAL

                                                                                   

                                                         

"El anticentralismo de los regionalistas se ha traducido muchas veces en ANTILIMEÑISMO. 

Me parece útil completar mi  tentativa  de  esclarecimiento  del  viejo  tópico  "Regionalismo y Centralismo", planteando  el problema de la capital. ¿Hasta qué punto el privilegio de Lima aparece ratificado por la historia y la geografía nacionales? (...) La hegemonía limeña reposa  a  mi juicio  en un  terreno menos sólido del que (...) ,se supone. Corresponde a una época, a un periodo de desarrollo histórico nacional. Se apoya en razones susceptibles de envejecimiento y caducidad.   

El espectáculo del desarrollo de Lima en los últimos años, hace pensar en limeños optimistas sobre el futuro de la capital. Los barrios nuevos, las avenidas de asfalto, recorridas en  automóvil a  70 u 80 kilómetros persuaden fácilmente al limeño, de que Lima sigue a prisa el camino de Buenos Aires o Río de Janeiro. Esta previsión parte de la impresión física del crecimiento del área urbana. Se mira sólo la multiplicación de los nuevos sectores urbanos (...) quedando pronto unida con Miraflores y la Magdalena, quedando trazada (...) una  urbe de al menos un millón de  habitantes. Pero en sí mismo, el movimiento de urbanización no indica nada. La falta de censo reciente nos permite conocer con  exactitud del crecimiento demográfico de Lima. El censo de 1920 fijaba en 228 740 la población de Lima. Se ignora la proporción de aumento  en los  últimos  años; mas los datos  disponibles del crecimiento por natalidad como por  inmigración  indican  que  el  crecimiento  de la superficie de Lima supera exorbitantemente al crecimiento de la población. (...) El proceso de urbanización avanza por su propia cuenta.

El optimismo limeño respecto al  porvenir próximo de la capital se alimenta de la confianza de que ésta continuará usufructuando largamente las ventajas de un régimen centralista que  le asegura sus privilegios de sede del poder, del placer, de la moda,  etc.  Pero el  desarrollo  de  una urbe  no es  cuestión  de  privilegios  políticos y administrativos. Es  más  bien,  una  cuestión de privilegios económicos.(...) y lo que hay que  investigar es si el desenvolvimiento orgánico de la economía peruana, garantiza a Lima que su futuro será el que se predice.

Examinemos rápidamente las leyes de la biología urbana y veamos cuánto favorecen a Lima. Los Factores esenciales de la urbe son tres: el factor natural, el factor económico y el factor político. De los tres, sólo este último, conserva  íntegro  su potencia  en Lima. (...)  Lima no es, geográficamente, el centro de la economía peruana. No es, sobre todo, la desembocadura de sus corrientes comerciales. (...) Al contrario de Buenos Aires, Lima sólo es una de las desembocaduras de los productos peruanos. Por diferentes puertos de la larga costa peruana, tiene que salir los productos del norte y del sur. (...) El Callao se mantiene y se mantendrá por mucho tiempo en el primer puesto de la estadística aduanera. Pero el aumento de la explotación del territorio y sus recursos no se reflejará, sin duda, en provecho  principal  del Callao. Determinará el crecimiento  de varios otros puertos del litoral,  como es el caso de Talara, que gracias a la actividad petrolera, exporta e importa sin tener como intermediario a la capital.

Al echar una ojeada al mapa de cualquiera de las naciones cuya capital es una gran urbe de importancia internacional,  se observará que la capital es siempre el punto de encuentro y de conexión de todas las grandes vías como carreteras y ferrocarriles (...) una gran central ferroviaria. En el mapa ferroviario está marcada con claridad su FUNCIÓN DE EJE Y DE CENTRO. Todos los centros de producción tienden a espontánea y lógicamente a comunicarse con la capital, máxima estación y máximo mercado. Y el factor económico coincide con el factor geográfico.  

La capital no es un producto del azar. Se ha formado en virtud de una serie de factores que han favorecido su hegemonía. (...) La formación de toda gran capital moderna ha tenido un proceso complejo y natural con hondas raíces en la tradición. La génesis de Lima, en cambio, ha sido un poco arbitraria. Fundada por un conquistador, por un extranjero, Lima no gana su título de capital en oposición con otras ciudades. Criatura de un siglo aristocrático, nace con un título nobiliario. Se llama desde su bautizo, CIUDAD DE LOS REYES. Es la hija de la Conquista. No la crea el aborigen, la crea el colonizador, o mejor el conquistador. Luego el Virreinato la consagra como la sede  del poder español en América del Sur. Y, finalmente, la revolución de la Independencia (movimiento criollo y español, no indígena), la proclama Capital dla República, y desde entonces, todo ha girado en torno a ella.

(...) Lima debe hasta hoy al Ferrocarril Central una de las mayores fuentes de su poder económico. Los minerales del departamento de Junín pasan por Lima rumbo al Callao, y constituyen nuestra principal fuente de exportaciones, después del petróleo de Talara (...) El movimiento económico de la capital, se alimenta en gran parte, de esta vía de penetración. Todo el sistema ferroviario del Estado, tiende a convertirla en un gran tronco de nuestro sistema de circulación.               
                                                                 
******************************

La industria es uno de los factores primarios de la formación de las urbes modernas. Londres, París, Nueva York, Berlín, deben su hipertrofia en primer lugar, a su industria. El industrialismo constituye un fenómeno específico de la civilización occidental. Una gran urbe es fundamentalmente un mercado y una usina. La industria ha creado primero, la fuerza de la BURGUESÍA, y, luego, la fuerza del PROLETARIADO. Y, como perciben  los economistas, la industria de nuestro tiempo no sigue al consumo. No le basta con satisfacer la necesidad; le precisa, a veces, crearla, descubrirla. (...) Ni la burguesía, ni el proletariado pueden concebir una civilización que no repose en la industria. Hay voces que pronostican la decadencia de la urbe. No hay ninguna que pronostique la decadencia de la industria.

Sobre el poder del industrialismo nadie discrepa. Si Lima reuniese las condiciones necesarias para ser un gran centro industrial, no sería posible dudar de su aptitud para convertirse en una gran urbe. Pero ocurre precisamente que las posibilidades de la industria en Lima son limitadas. No sólo porque en general, son limitadas  en el Perú -que por mucho tiempo todavía tiene que contentarse con el rol de productor de materias primas- sino, de otro lado, porque la formación de los grandes núcleos industriales tiene sus LEYES. Y estas "leyes" son, en la mitad de los casos, las mismas de la formación de las grandes urbes. La industria crece en las capitales, entre otras cosas, porque éstas, son el centro del sistema de circulación de un país. La capital es la usina porque es, además, el mercado. Una red centralista de caminos y de ferrocarriles es tan indispensable en la concentración industrial, como en la concentración comercial.      

La otra causa de gravitación industrial de una ciudad es su proximidad con el lugar de producción de las materias primas, especialmente en la industria siderúrgica, donde las grandes usinas surgen en las proximidades de las minas que las abastecen de minerales. La ubicación de los yacimientos de hierro y de carbón determina este aspecto de la geografía económica de Occidente. Y, en estos tiempos de electrificación del mundo, una tercera causa de gravitación industrial de una localidad es la vecindad de grandes fuentes de energía hidráulica (...) No es necesario casi ningún esfuerzo de indagación para darse cuenta que ninguno de estos factores favorece a Lima. El territorio que la rodea es pobre como suelo industrial.

(...) A causa de las deficiencias de su posición geográfica, de su capital humano y de su educación técnica, al Perú le está vedado soñar en convertirse, en breve plazo, en un país manufacturero. Su función en la economía mundial tiene que ser, por largos años, la de un país primario exportador (...) de economía colonial, endeudada a los intereses comerciales y financieros  de las grandes naciones industriales de Occidente. (...) Las finanzas, la banca, constituyen otro de los factores de una gran urbe moderna (...) un gran mercado financiero tiene que ser ante todo, un lugar en que se crucen muchas vías de tráfico internacional.       

La capital política y la capital económica no coinciden siempre, como ocurre en Italia o Estados Unidos por citar unos casos. (...) La suerte de la capital está subordinada a los grandes cambios políticos, como enseña la Historia (...) En Perú, Cuzco, capital del Imperio Incaico, perdió sus fueros con la conquista española ( 1 ),  Lima fue la capital de la Colonia.  Fue también la capital de la Independencia, aunque los primeros gritos de libertad  partieron de Tacna, Cuzco y Trujillo. Es la capital hoy, pero, ¿será también la capital mañana? (...) La respuesta depende, probablemente de que la primacía de la transformación social y política del Perú, toque a las masas rurales indígenas, o al proletariado industrial costeño. El futuro de Lima, en todo caso, es inseparable de la misión de Lima vale decir, de la voluntad de Lima."                                                                                                                                                                        
                ( 1 )  A diferencia de México, donde la nueva capital fue erigida en el mismo lugar  de la antigua, en lo alto de las montañas, como sus otras grandes ciudades, y donde el conquistador se fundió con el indio, dando origen a una cultura homogénea, en el Perú, no ocurrió así. El Perú serrano e indígena, el verdadero Perú, quedó tras los Andes Occidentales. Las viejas ciudades nacionales como Cuzco y Cajamarca, fueron relegadas. Se fundaron ciudades nuevas y españolas en la costa, donde nunca llueve, donde no hay cambios de temperatura donde pudo desarrollarse ese ambiente andaluz, sensual, de nuestra capital alegre y sumisa.
                                                                                
 



*******************************
                                                                                                                                                                                   
_______________________________________________                                   
Adaptado de José Carlos Mariategui, "7 Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana", Capítulo VI "Regionalísmo y Centralísmo", Lima, 1928