sábado, 11 de julio de 2020

Leguía-Fujimori

LEGUÍA-FUJIMORI: TAL CUAL

71 años de diferencia entre el inicio del gobierno de Leguía y el inicio del de Fujimori, sin embargo las semejanzas entre ambos saltan a la vista.

Los dos gobiernos más largos de nuestra historia republicana han estado encarnados por dos personajes que llegaron al poder en elecciones limpias y después modificaron la constitución para reelegirse. A pesar de que entre ambos ha transcurrido casi un siglo, Augusto B. Leguía, que gobernó el país en dos períodos (el primero de 1908 a 1912 y el segundo de 1919 a 1930) y Alberto Fujimori (de 1990 al 2000), guardan coincidencias asombrosas y al parecer, escasas diferencias.

Leguía era un hombre pequeño y ágil, siempre aseado y bien vestido, de trato amable y de carácter sociable, amante de las fiestas y banquetes. Todos los domingos iba al hipódromo. Había nacido en Chiclayo y descendía de una clase media de terratenientes provincianos. Y gracias a un matrimonio provechoso y a buenos negocios había accedido a las altas esferas sociales de Lima. Fujimori, por su parte, era hijo de inmigrantes japoneses, que al casarse con Susana Higushi había logrado ascender un poco en la esfera social. Era ingeniero agrónomo, había sido rector de la Universidad Agraria y había conducido sin éxito un programa político en el canal del Estado.

Sus primeros cuatro años de gobierno constitucional le hicieron ver a Leguía que era más cómodo gobernar sin Congreso, por eso, en pleno proceso electoral entró a Palacio de Gobierno por la puerta falsa de la dictadura militar, disolvió el Congreso, estableció un gobierno provisional y convocó a un Congreso Constituyente con el encargo de incluir en la nueva carta política 19 puntos que él consideraba vitales para crear la “Patria Nueva”. Fujimori, habiendo ganado limpia y sorpresivamente las elecciones de 1990 en segunda vuelta, al tener la constante oposición de los “partidos políticos tradicionales”, decide cerrar el Congreso y proclamarse Presidente de Emergencia y Reconstrucción Nacional, en lo que sería conocido como el Autogolpe del 5 de abril de 1992. Los argumentos que Leguía utilizó para justificar el “Cuartelazo” del 4 de julio de 1919 parecen haber sido calcados por Fujimori para hacer lo propio el 5 de abril del 92. Dijo Leguía:

- El país requiere de reformas constitucionales que destierren para siempre la vergüenza intolerable de los gobiernos burocráticos  y personalistas condenados a la pasión y al error.
- La función del poder no puede estar reducida a preparar sucesiones presidenciales, a ubicar representantes amigos y a repartir las prebendas del presupuesto nacional entre favoritos y cortesanos.
- Las reformas de la Constitución  que son indispensables y que tengo prometidas a la nación las hará el pueblo mismo, prestándole su sanción directa.
- Confío en que la vos de la patria, a la cual, a pesar de mi modestia, yo represento en este momento histórico, hará que todo el país complete la obra que he comenzado.
- Conciudadanos: tenemos la obligación  de crear la democracia efectiva y de hacer la felicidad de nuestra querida patria.

Leguía prometió crear una “Patria Nueva”. Fujimori ofreció la “Nueva República”. Leguía era la “voz de la patria” y Fujimori la “voz del pueblo”. Leguía odiaba a la oligarquía civilista y buscó su desaparición política, mientras que Fujimori hizo lo propio con la “partidocracia”. Ambos creían ser los únicos capaces de salvar al Perú. Durante el Oncenio, Leguía entregó a Colombia el Trapecio Amazónico y Fujimori donó Tiwinza a Ecuador, .más el territorio comprendido entre los hitos Cunsumaza-Bumbuiza y Yaupi-Santiago.

En 1926 un grupo de personeros oficialistas  presentó una reforma constitucional que aseguró la indefinida reelección de Leguía bajo la consigna  de correr el riesgo que un nuevo presidente deje de lado su obra, o que la continúe mal.  La mayoría leguiísta del Congreso aprobó inmediatamente el proyecto presentado. Así Leguía aseguraba su perpetuidad en el poder.  En epítetos parece que ningún otro presidente lo supera.  Su entorno se dirigía a él con sobrenombres hiperbólicos como “Gigante del Pacífico”, “Júpiter Presidente”, “Wiracocha”, “Pachacuti” “Napoleón”, “Nuevo Mesías”, “Bolívar Peruano”  y muchos más. Así como Fujimori era llamado “el Mesías de los pobres”.

Leguía modifica más de una vez la Constitución. En 1920 promulgó una que propiciaba libertades nuevas y garantías sociales como la inviolabilidad de la propiedad., la libertad de comercio e industria y la protección de la raza indígena. En el tema de la reelección, la constitución leguíista decía lo siguiente: “El presidente durará en su cargo cinco años y no podrá ser reelecto sino después de un período igual de tiempo”. Pero en 1923 la modificó de la siguiente manera: “El presidente durará en su cargo cinco años y podrá, por una sola vez, ser reelegido”. Y la nueva modificación de 1926 ya no fijaba número permitido de reelecciones; decía simplemente: “El Presidente durará en su cargo cinco años y podrá ser reelecto”. Algo similar ocurrió con Fujimori, que gracias a la nueva constitución de 1993 pudo reelegirse para el período 95-2000, pero al llegar la fecha de cambio, se dio una nueva modificación conocida como “Ley de Interpretación Auténtica”  con la cual pudo postular a la re-reelección. 

El fin de Leguía fue dramático; el comandante Luis M. Sánchez Cerro desde Arequipa exige su renuncia, su casa fue saqueada por la turba y cuando intentaba huir en una de los barcos de la Marina de guerra fue descubierto, capturado y encarcelado en la penitenciaría de Lima, donde agravó su maltrecho estado de salud, siendo trasladado al Hospital Naval, donde falleció a los 69 años de edad. En cambio, la historia le reservaba un final diferente a Fujimori, ya que después del escándalo de los “vladivideos” logró fugar del país y refugiarse en Japón, donde permaneció un tiempo e incluso postuló sin éxito al congreso de ese país. El 2005 viaja sorpresivamente a Chile, en un gesto provocador hacia la justicia peruana que infructuosamente trata de extraditarlo. Regresó al Perú en setiembre de 2007, después que la justicia chilena aceptara el pedido de extradición, por cinco casos de corrupción, y dos casos por delitos de lesa humanidad. El 2009 fue condenado a 25 años de prisión, pero no llegó a cumplirla gracias a un cuestionado indulto otorgado en la nochebuena del 2017 por el presidente Kuczynsky, producto de negociaciones bajo la mesa con Kenyi Fujimori, indulto que fue revocado en enero del 2019, volviendo a prisión, después de pasar un tiempo internado por su estado de salud. 

Pero no todo el gobierno de Leguía fue malo. Con el dinero de los créditos internacionales se realizaron gran cantidad de obras, especialmente de infraestructura urbana –la mayoría en la capital- como las avenidas Venezuela, Colonial, Argentina y Arequipa –a la cual bautizó con su nombre- las primeras para conectar la zona industrial de Lima con el puerto de Callao para que sean exportados a EE.UU. y la última,  para conectar a los barrios residenciales del sur como Miraflores o San Isidro con el Centro de Lima.  Construyó el Hospital Loayza, el Parque de la Reserva así como la remodelación de plazas como la  de Armas,  San Martín o Dos de Mayo y sus alrededores. Promovió además la urbanización de las haciendas de Santa Beatriz, Jesús María, Lince, Breña y zonas aledañas a Miraflores, que se convirtieron en los nuevos barrios residenciales de la capital. En provincias construyó gran cantidad de carreteras y algunas obras de irrigación  en los valles de Olmos en Lambayeque, La Joya en Arequipa y Cañete en Lima, donde curiosamente se encontraban sus tierras de cultivo. De esta forma, le quitaba el control sobre la aguas que ejercía la oligarquía civilista a la cual había sacado del poder, así terminarían los problemas de escasez de agua para las tierras de los campesinos.

Se había proclamado a sí mismo “protector de la raza indígena” para lo cual creó el “Día del Indio” y la Dirección de Asuntos Indígenas del Ministerio de Fomento: A la vez, muchos indígenas fueron nombrados autoridades en sus respectivos pueblos y prohibió a nivel nacional el trabajo gratuito que éstos prestaban desde la colonia. Aunque aparentemente fueron medidas beneficiosas, con la Ley de Conscripción Vial, se produjo un retroceso en su política indigenista, ya que, según esta ley, todos los varones entre 18 y 60 años de edad tenían la obligación de trabajar 12 días al año y en forma gratuita, en la construcción de carreteras. Quienes no podían hacerlo, pagaban una multa de 10 soles. Con el tiempo, muchos preferían pagar la multa en  lugar de trabajar, así que los únicos realmente obligados resultaron siendo los más pobres, los indígenas.

Los partidos políticos fueron proscritos y sus líderes apresados o exiliados, incluyendo a su primo Germán Leguía y Martínez, quien se había atrevido a presentarse como candidato presidencial en 1924, siendo deportado a Panamá. Los medios de comunicación fueron censurados, difundiendo solo lo que era beneficioso para el régimen. Quienes se negaron fueron perseguidos.

Aunque aparecía como un dictador autócrata y autoritario, era manipulado por su asesor, el colombiano Guillermo Forero Franco, quien habría generado en él un espíritu americanista que lo llevó a convencerse que era el elegido para continuar la labor americanista de Bolívar  llevando  la paz a Latinoamérica, para lo cual era necesario ceder a Colombia el Trapecio Amazónico; 120 mil km2 que le permitieron  tener acceso directo al Amazonas. La firma en secreto del tratado Salomón-Lozano del 24 de marzo de 1922 –a espaldas de la Cancillería, del Congreso, de Brasil- demostró  una vez más sus dotes manipuladoras. Ni la población de Leticia, fue consultada. Ésta se enteraría años más tarde que había sido desarraigada del Perú, cuando el 17 de agosto de  1930 –cinco días antes de la revolución de Arequipa- tropas colombianas tomaron posesión efectiva de la ciudad de Leticia.

Si bien hubo múltiples acusaciones de corrupción en su contra, hay que resaltar que nunca pudieron demostrárselo, aunque sí hallaron pruebas contra muchos de sus parientes y amigos, que habían llegado a ocupar cargos importantes en la burocracia estatal gracias al más descarado nepotismo.

Con el Oncenio se cierra el período de República Aristocrática civilista, dando paso a la formación de una nueva oligarquía vinculada al capitalismo estadounidense. Su política se caracterizó por ser personalista y dictatorial, además de centralista. Significó la más grande e irresponsable entrega de territorios, recursos, empresas y servicios del país a los capitalistas norteamericanos y a los países vecinos. Logró el desplazamiento de la oligarquía civilista pero formó una nueva, esta vez con todos sus allegados, los cuales practicaban un servilismo nunca antes visto. Y aunque ambos justificaron sus reelecciones con argumentos que hacían referencia al atraso económico, social y moral que no permitía el desarrollo democrático del país y que lo llevaría al caos nacional, lo que realmente estaban justificando era su adicción a la “Droga del Poder”.




__________________________
FUENTES:
“Clases, Estado y Nación en el Perú” – Julio Cótler
“Afianzamiento de la dominación imperialista y emergencia de las corrientes populares” – Fernando Silva Santisteban
“Leguía-Fujimori: Pasiones Fatales” – Revista Oiga, 17/08/92
“Fujimori: ¿La larga sombra de Leguía?”  – Diario El Comercio, 16/04/00







viernes, 12 de junio de 2020

La Revolución Rusa

LA REVOLUCIÓN QUE ESTREMECIÓ AL MUNDO



Ningún otro acontecimiento ha tenido un efecto tan decisivo en el mudo moderno como la Revolución Rusa de 1917, puesto que dio comienzo a una nueva era en la historia de Rusia: transformó a un país subdesarrollado en una superpotencia industrial y militar y alteró fundamentalmente el modelo de relaciones internacionales. Sobre todo, inauguró la era de las revoluciones modernas. Al demostrar que los marxistas podían conquistar el poder y establecer su dictadura del proletariado socialista, los bolcheviques sirvieron de inspiración a loa revolucionarios de todo el mundo para emular su victoria. Después de 1917, el mundo nunca más volvería a ser el mismo. La Revolución Rusa marca un hito en la historia de la humanidad. Es innegable que el proceso empezado en octubre de 1917 era inédito, pues los trabajadores organizados al lado del campesinado y soldados, tomaron el poder, se posesionaron del Estado y de sus instituciones y, por si fuera poco, lideraron la construcción de una nueva estructura en la vida de las personas: el Socialismo.





SIGNIFICADO HISTÓRICO
Resulta imposible considerar cualquier fenómeno político de la Rusia contemporánea sin aludir a su clase intelectual. Toda tendencia o movimiento de carácter progresista debía enmarcarse en posturas intelectuales que servirían como elementos de empuje o detención del mismo. La constatación de una posibilidad efectiva de llevar a cabo la esperada o temida revolución afectó a todos los integrantes de la intelligentsia rusa; muchos configuraron años más tarde la vida cultural bajo las nuevas formas soviéticas impuestas tras 1917.  Existieron pensadores y políticos que hicieron  del programa soviético un dogma religioso, y pretendieron trasplantar las medidas económicas y políticas de esta experiencia a otras realidades, cayendo en un enfoque mecanicista y dogmático, que evidenciaron con patética crudeza años más tarde al desintegrarse la Unión Soviética. En cuatro décadas de proceso revolucionario, la URSS se erigió en la pionera de los viajes espaciales. Los trabajadores, que durante el zarismo vivían explotados, pasaron a ser amos de un futuro que planificaron alcanzar. La historia, sabemos, se hace  en larga duración y en siglos de consolidación, por ello, este proceso  pionero no es el único que la humanidad proyecta. La idea de que un pueblo pobre, trabajador, formado por campesinos en su mayoría, pudiera hacerse con el poder se difundió por el mundo y sedujo a muchos. No obstante, el talante dictatorial de Stalin acabaría con el sueño.  Es la primera revolución proletaria que resultó vencedora y posiblemente el acontecimiento que más ha influido en el devenir del siglo XX. Además, permitió el surgimiento de una de las dictaduras más brutales y sangrientas de la historia: El Stalinismo.







Resulta de lo más curioso (por no decir sorprendente) que esta revolución, en contra de las previsiones de Karl Marx, se haya producido en un país atrasado, semifeudal, de predominio rural y con el peso asfixiante de la autocracia zarista sobre un territorio que sólo merced a las inversiones extranjeras, fundamentalmente francesas y británicas, iniciaba un lentísimo despegue a la industrialización. Recordemos tan solo, que Marx había pensado que la revolución socialista habría de darse, al menos, en una de las grandes potencias industriales de aquel tiempo, especialmente en su patria, Alemania, pero también Inglaterra o Francia, aunque posiblemente haya tenido en mente también a EE.UU. Con la Revolución, en la antigua Rusia zarista se destruyó el modelo civilizatorio imperante, al suprimirse la propiedad privada e implantarse el primer estado obrero de la Historia. 


La Revolución se expandió por el mundo, llegando a triunfar en varios países. Ha servido de inspiración a partidos políticos de izquierda y a gran cantidad de movimientos revolucionarios en todo el mundo; algunos llegaron al poder como en China, Cuba y Nicaragua, mientras que otros se quedaron solo en la fase subversiva, como Sendero Luminoso y el MRTA, en Perú, las FARC y el ELN, en Colombia o el EZLN en México. En países como España o Chile, el socialismo (entiéndase como Comunismo) llegó al poder por la vía democrática, pero fue defenestrado por la fuerza de las armas. En España, Manuel Azaña fue derrocado por Francisco Franco, tras una sangrienta guerra civil, que se convertiría en el preludio de la II Guerra Mundial, mientras que en Chile, Augusto Pinochet derrocó al presidente Salvador Allende, con apoyo de la CIA. Durante la Guerra Fría, la URSS se convirtió en la superpotencia, que rivalizó con EE.UU. por el control y la supremacía ideológica en el mundo, extendiendo sus redes por toda Europa Oriental (Polonia, Rumania, Hungría, Alemania Oriental, Checoslovaquia, Bulgaria, Albania y Yugoslavia), mientras que fomentó sendas revoluciones en distintos países de Asia y África, que, una vez triunfantes, se convirtieron en sus aliados incondicionales, tal como ocurrió en Corea del Norte, Laos, Camboya, Birmania, Angola, Mozambique o Madagascar y en el caso de América, en Cuba. Aún hoy, a un siglo de haberse producido, la Revolución Rusa y sus ideales siguen inspirando a multitud de líderes, la mayoría latinoamericanos, que, añorando los viejos tiempos, han intentado implantar en sus respectivos países lo que ellos han llamado El Comunismo del Siglo XXI.

Pero las clases populares de todo el planeta tienen hoy motivos para no olvidar el legado de la Revolución Rusa: los masivos desplazamientos de población, producto de las guerras, la desigualdad y lacerantes carencias; la crisis medioambiental, con la amenaza de la extinción de la propia especie humana; el retroceso en los derechos humanos y la marginación de la mujer; la crisis de la democracia en todo el planeta?son situaciones que nos invitan a volver la vista atrás y mirar a aquellas masas populares que, en la Rusia zarista, nos abrieron el camino de la emancipación y la libertad.









*************************
FUENTES
“Atlas de la historia Universal” – The Times-El Comercio
“Del Domingo Rojo al Sóviet” – José María Solé Mariño. Cuadernos de Historia 16 Nº 240. La revolución de 1905
“Historia de la humanidad” – Lumbreras Editores
“Historia de la Revolución Rusa” – León Trotsky
“Historia del Mundo” -  Josep Pijoan , tomo 5
“Historia Universal” – Instituto Gallach .  Mundo Contemporáneo
"La Revolución Rusa" - Diego Jiménez, La Voz de Murcia, 6/11/17






**************************
ACTIVIDAD
Realiza un juicio crítico sobre la trascendencia de la Revolución Rusa















lunes, 8 de junio de 2020

San Martín y Bolívar

¿SAN MARTÍN VERSUS BOLÍVAR?
(CARLOS DANIEL VALCÁRCEL)


José de San Martín y Simón Bolívar, los Libertadores de América

Tradicionalmente la historiografía de la independencia en el Perú  enfrentó la ambición de Bolívar al desinterés de San Martín. Se trataba pues de contraponer una inescrupulosidad ante una virtud. ¿Pero es posible tratar el tema sin ingenuidad o malicia prejuiciosa? Tal vez no. Es que el tema de por sí es polémico, pues choca con ideales e intereses nacionalistas que en más de un país da sustento a su historia, unidad a su nación y prestigio a sus gobernantes (1)..

Con el paso del tiempo la visión que de cada uno se tiene ha ido cambiando a la luz de nuevas fuentes y reinterpretaciones de las ya existentes, de tal manera que se puede identificar entre ambos artífices de la independencia sudamericana más similitudes que diferencias: La influencia inglesa, el común ideal independentista, su pasado realista y hasta su militancia en logias masónicas (2) son sólo algunas de estas similitudes.

Desde el punto de vista personal, tanto San Martín como Bolívar –miembros de masónicas sociedades secretas poseían un ideal común irrenunciable: el de la independencia hispanoamericana.  Ambos concuerdan con el punto de vista británico de formar bloques. San Martín proponiendo la Confederación del Sur, Bolívar preconizando la llamada Confederación de los Andes. La primera bajo un régimen monárquico, la segunda bajo una dictadura personalista. Al oponerse los criollos rioplatenses a una agrupación política cuyo centro se encuentre en el Perú, el plan sanmartiniano fracasaría. Bolívar tendrá similar suerte con la resistencia localista de los criollos reacios a contemplar el futuro. Nunca quisieron aceptar que la formación de los Estados Unidos del Sur era una lógica respuesta libertaria a la creación de los Estados Unidos del Norte (3).

Ahora bien, en un principio la burguesía criolla peruana colaboró con San Martín por su tendencia monárquica y la seductora idea de que el centro lo constituiría el Perú. Cuando las condiciones cambian y peligra la libertad del Perú y de Sudamérica, San Martín considera que ha llegado el momento de apartarse de sus aliados y preparar su propia caída. La entrevista de Guayaquil constituirá una coyuntura favorable.

Porque Bolívar era la República, San Martín decidió acogerse a la decidida política del libertador. Posición que se robustece cuando, estando en Guayaquil, San Martín se entera de la caída de su ministro y hombre de confianza Bernardo de Monteagudo a manos de sus antiguos aliados, los burgueses de Lima. Complot en el que tendrían vital participación Antonio de Alvarado y Tomás Guido, jefes de su entera confianza.

Después de sacrificar a  San Marín, la burguesía criolla de Lima buscaría luego con el ataque a Bolívar y la justificación de San Martín, su propia legitimización. El alejamiento del Protector produce el caos.

Con la ferviente adhesión de los republicanos, cuyo personaje más importante era José Faustino Sánchez Carrión, Bolívar llega y funda la República. El ganó solo con sus recursos, solamente porque todo lo que dejó San Martín había desaparecido. Contrariamente a éste, Bolívar no pacta con la élite criolla, que es totalmente desalojada de la política bolivariana.

Por el ideal de libertad latinoamericana, modificarán sus papeles en el proceso libertario. Bolívar y San Martín actuarán en campos diversos pero complementarios. Bolívar en los campos de batalla; San Martín en los de la diplomacia. Su importantísima misión estaría dirigida a inclinar la decisión del Imperio Británico hacia el reconocimiento oficial de los nuevos Estados hispanoamericanos, hecho que traería como lógica consecuencia el debilitamiento y disolución de la Santa Alianza (4), es decir, condenando al fracaso los intentos de reconquista del absolutismo colonialista europeo.

En conclusión, los libertadores San Martín y Bolívar no se contraponen sino se complementan en el propósito de independizar Sudamérica. Son sus colaboradores quienes harán fracasar la formación de bloques estatales, contraponiendo intereses locales, oligárquicos a la posible constitución de los Estados Unidos del Sur, idea que bulle con matices diferentes entre los libertadores José de San Martín y Simón Bolívar.



*******************
( * ) Adaptación  del  artículo  homónimo de  Carlos Daniel Valcárcel. Las notas al  pie de página  son propias.
( 1 ) Tal es el caso del actual gobierno de Hugo Chávez en Venezuela, quien ha tomado a Simón Bolívar como el símbolo de su gobierno, legando a sacralizar su efigie y a rechazar cualquier expresión contraria que inmediatamente es considerada ofensiva a la memoria del libertador. En su afán de rescatar su legado, el presidente venezolano modificó la bandera nacional y rebautizó a su país como República Bolivariana de Venezuela. Su admiración llega a tal punto que trató de emular la obra de Bolívar al intervenir en la política interna de otros países sudamericanos con miras –según creen los expertos- a tenerlos bajo su esfera de influencia.
( 2 ) Mucho se ha discutido sobre el papel de las logias masónicas en la independencia de América  hispánica. Las visiones son diversas, pues hay quienes le restan importancia, hasta aquellos que consideran que su rol independentista fue trascendental, casi como un complot para dominar al mundo. Además de San Martín y Bolívar muchos fueron los patriotas americanos que pertenecieron a logias masónicas: En Argentina, Bernardo Monteagudo, José Antonio Álvarez de Arenales, Manuel Belgrano; en Venezuela y la Gran Colombia, Francisco de Miranda, Antonio José de Sucre; en Chile, Bernardo O'Higgins; en EE.UU. George Washington, Benjamín Franklin; en Perú, Túpac Amaru II, Mariano Melgar, Hipólito Unanue, José Faustino Sánchez Carrión, Francisco Javier de Mariátegui, Toribio Luzuriaga, José de la Riva Agüero, José de la Mar, José Bernardo de Tagle y muchos más.
( 3 ) Sobre el tema, Jorge Basadre dedica unas líneas en la nota preliminar de la octava edición de la “Historia de la República del Perú”. En ellas Basadre compara el desarrollo histórico de EE.UU. con el de Hispanoamérica, llegando a la conclusión de que la razón de nuestro subdesarrollo estaría en la frustración de los proyectos unionistas de San Martín y Bolívar, en la no formación de los Estrados Unidos del Sur, como contrapeso a la creación de los EE.UU. de América del norte. Una vez más los intereses particulares y las mezquindades de clase pudieron más que el bien común.
( 4 ) La Santa alianza fue el acuerdo político disfrazado de pacto religioso que firmaron en 1813 el Káiser de Prusia Federico Guillermo III, el Emperador austriaco Francisco I y el Zar de Rusia Alejandro I por iniciativa de este último con la finalidad de defender al absolutismo en Europa tras la caída de Napoleón, teniendo como fachada la defensa del Cristianismo. La caída de Napoleón fue aprovechada por varios pueblos en Europa y América donde surgieron movimientos revolucionarios de carácter religioso, liberal o nacionalista, lo que amenazaba la estabilidad de las monarquías absolutistas, entre ellas España. El pacto consistía en apoyarse mutuamente para acabar con los rebeldes. La Santa Alianza intervino en diversas ocasiones, como en 1821 cuando las tropas austriacas se involucraron en Italia para restituir el absolutismo en el Reino de las Dos Sicilias (Nápoles y Sicilia), o con la intervención de las tropas francesas en 1823 en España contra el Trienio Constitucional del general Rafael de Riego –fiel a la Constitución de Cádiz- para restituir a Fernando VII, derrocado tres años antes. Al mostrar su interés por inmiscuirse en los problemas coloniales de España, Inglaterra y EE.UU. intervinieron para frenarla, teniendo que retirarse.

*Mayores referencias en Históri-K, Masonería e Independencia http://porlasendadelahistoria.blogspot.com/


Monumento que conmemora la Entrevista de Guayaquil entre San Martín y Bolívar levantado en esa cuidad ecuatoriana





domingo, 31 de mayo de 2020

El Terremoto de 1970

EL AÑO EN QUE LA TIERRA TEMBLÓ


Hoy, hace 50 años ocurrió el que es considerado el sismo más desastroso de nuestra historia, con un saldo de más de 60 mil víctimas. Corría el año de 1970, el Perú vivía el gobierno del general Velasco, quien, dos años antes había llegado al poder gracia a un golpe de Estado realizado contra el legítimo pero inestable gobierno de Fernando Belaunde, el 3 de agosto de 1968.  Fue el gobierno de una junta militar, cuya cabeza visible era el general Juan Velasco Alvarado, quien implantó una dictadura con carácter socialista, que con mano dura,había realizado la estatización de las empresas privadas, que fueron reemplazadas por empresas nacionales y sobre todo, la tan anhelada y muchas veces ofrecida y nunca cumplida, reforma agraria.

1970 se presentaba como un buen año, que auguraba muchos éxitos, especialmente deportivos, pues después de muchos años, la selección peruana de fútbol había clasificado por méritos propios a un Mundial, que ese año se realizaría en México. (Perú estuvo presente en el mundial de Uruguay 30 como invitado). La inauguración del mundial de México 70 sería el 31 de mayo, y unos días después, la selección peruana haría su debut ante la selección de Bulgaria.





YUNGAY, UN EFECTO COLATERAL

MEDIO SIGLO DESPUÉS

lunes, 25 de mayo de 2020

Los Judíos en la Conquista de América


LOS JUDÍOS EN LA COLONIZACIÓN DE AMÉRICA[1]

La historia de los judíos en la colonización de América es variopinta y compleja. Involucra por cierto a las tres categorías de Cripto-judíos[2], Conversos[3] y Cristianos nuevos[4], en las cuales se puede ordenar a dicha población según su grado de observancia de las normas mosaicas. Incluye a gentes de diversa procedencia en Europa y que cumplían con diversos roles en la sociedad colonial, negociantes, mercachifles, artesanos, funcionarios, intelectuales, etc.

La actitud represiva que se instauró contra la población semita en España y Portugal desde el gobierno de los Reyes Católicos fue trasladada a los dominios del Nuevo Mundo, donde a partir de 1570 se establecieron tribunales del Santo Oficio de la Inquisición. Diversas facetas de la tarea punitiva, administrativa y financiera de esta institución han captado el interés de numerosos estudiosos. En el caso del virreinato del Perú, específicamente debe notarse el hecho de que la mayor parte (77.1%) de los reos condenados a muerte por la Inquisición eran de origen hebraico y fueron echados a la hoguera justamente por el delito de practicar más o menos abiertamente La Ley de Moisés. Un gran número de ellos fueron involucrados en la llamada Gran complicidad[5] de los años 1630, que unió a poderosos comerciantes judeo-portugueses afincados en Lima. Al respecto, la historiadora Irene Silverblatt, de Duke University, refiriéndose al tema sostiene la posibilidad de una conspiración que estos hombres de negocios tramaban junto a piratas holandeses, que habría sido descubierta, razón más que suficiente para ser perseguidos por las autoridades coloniales.

Tradicionalmente, la historia del judaísmo ha ignorado a los pobladores semitas que vinieron a América forzadamente como cristianos, por más que la identidad judía de estos conversos nunca quedó olvidada, ni por los mismos sujetos de conversión ni por sus prójimos. Sin embargo, hoy parece aceptado el hecho de que durante el siglo XVI se produjo un cambio en el concepto de judaísmo, el cual pasó de identificar a una religión a marcar un carácter étnico indeleble[6]. Así es como los conversos y cristianos nuevos de los dominios ibéricos de América continuaron siendo judíos, no obstante su adscripción religiosa al catolicismo.

Por último, Nathan Wachtel, conocido historiador, antropólogo y catedrático del College de France, habla de una compleja interrelación de prácticas judías y cristianas dentro de las familias de origen hebraico, una combinación sincrética de elementos religiosos, que permite hablar de una especie de sociedad dual por parte de los implicados. De este modo, y a pesar de su inicial sentido peyorativo, el término Marrano expresa –mejor que ningún otro- una realidad sumamente compleja y rica de aquella época, una gesta en el largo camino de sobrevivencia y reafirmación de la identidad judía.





[1] Adaptado del artículo homónimo de Teodoro Hampe Martínez publicado en el diario El Comercio, sección A-3 del 21/07/97. En el presente artículo, el autor hace referencia a congreso internacional titulado Los judíos y la expansión europea a occidente realizado entre el 15 y el 18 de junio de 1997 en el campus de Brown University en Providence (Rhode Island), donde se trató sobre la intervención de personas de origen hebraico en la colonización de las Indias, desde los viajes de Colón hasta las guerras de independencia. La intención de los organizadores –refiere Hampe- era “romper con las barreras convencionales entre historia europea y americana, entre historia judía y general, entre historia sociocultural y económica, así como  entre las experiencias coloniales de España, Portugal, Holanda, Inglaterra y Francia  en tierras del nuevo Mundo. Se trata de revisar la participación histórica de los judíos en el proceso de expansión de Occidente, bajo una óptica comparativa de los diversos imperios ultramarinos que existieron a partir del siglo XV. De una manera u otra, todas las naciones europeas contribuyeron al fenómeno del exilio y marginalidad que ha sufrido la colectividad israelita  por más de dos mil años. Pero en algunas ocasiones más que en otras, los hombres y mujeres que participaron en esta confesión fueron tolerados; así ocurrió por ejemplo en el nordeste de Brasil, durante la ocupación de Pernambuco por los holandeses, de 1630 a 1664.” El historiador peruano presidió la segunda sesión, dedicada a los judíos y la Inquisición, en la que además intervinieron Anita Novinsky, de la Universidad de Sao Paulo, Solange Alberro, del Colegio de México e Irene Silverblatt, de Duke University. Como ponentes en otras sesiones estuvieron  Nathan Wachtel, del College de France y muchos más.
[2] Cripto-Judíos
[3] Judíos conversos, Judeoconversos o simplemente Conversos
[4] Cristianos nuevos
[5] La Gran Complicidad
[6] Judío categoría religiosa o étnica?






sábado, 16 de mayo de 2020

El Origen de los Incas

INTERPRETACIÓN DE LAS LEYENDAS SOBRE LA
FUNDACIÓN DEL CUSCO


Monumento a Manco Cápac en el Cusco

Todos conocemos a los Incas. Sabemos de la grandiosidad de la civilización que construyeron. Como muestra están sus enormes monumentos arquitectónicos como Machu Picchu, Ollantaytambo o Sacsayhuamán, cuya existencia es muestra de su perdurabilidad en el tiempo y de la genialidad de sus constructores. Pero, ¿qué sabemos realmente del origen de los Incas?  ¿De dónde venían? ¿Por qué emigraron? ¿Eran un pueblo totalmente original, o provenían de otro más adelantado? 

Machu Picchu, el mejor ejemplo de la grandiosidad incaica

Tradicionalmente se recurre a dos leyendas muy conocidas para tratar de explicar su origen; lLeyenda del Lago Titicaca y  la Leyenda de los Hermanos Ayar, pero, por el hecho de ser leyendas (relaciones de acontecimientos llenos de fantasía y exagerada imaginación, pero basadas  en hechos históricos que realmente ocurrieron y han sido transmitidos oralmente de generación en generación), no deben ser tomadas al pie  de la letra, como si de verdad hubiesen ocurrido los hechos ahí relatados, ya que están expresadas en  un lenguaje simbólico, orientada a magnificar por diversas razones, sucesos reales. Tomando ambas leyendas como las más aceptadas muchos historiadores modernos han intentado dar una explicación relacionada con el origen de aquellos personajes fundadores, que darían  inicio al reino Quechua (siglo XII aproximadamente),  el cual, recién en el siglo XV, por la obra de Pachacútec, se transforma en imperio.


      
La interpretación que se da a dichas leyendas es que, desde tiempos muy antiguos, muchos pueblos de origen quechua,  provenientes del altiplano del Collao, se desplazaron rumbo al noroeste en busca de mejores tierras para el cultivo, pero de éstos, solamente uno tomó posesión del Cusco, después de librar cruentas batallas contra los habitantes oriundos de la cuenca del Urubamba.

Se debe de interpretar los viajes de Manco Cápac y de los Hermanos Ayar como
procesos migratorios de pueblos altiplánicos al Cusco

Entre las leyendas, la más consistente es la de los Hermanos Ayar, que está relacionada con las remotas migraciones de pueblos, al parecer altiplánicos, hacia el valle del Cusco. Historiadores como Franklin Pease y Medardo Purizaga, sostienen que la Leyenda del  Lago Titicaca fue creada  recién en el siglo XV por la nobleza cusqueña, para justificar el incesto  cometido por el  Inca Túpac Yupanqui (al parecer en 1450), quien se casara con su hermana Mama Ocllo, con la finalidad de mantener el poder en la familia, asegurando así, su descendencia. Por tal razón, le atribuyen un origen divino al incesto, difundiendo la versión que aseguraba que el fundador legendario del imperio estaba casado con su hermana, que al igual que él, era hija del Sol, es decir, del Inti.

Manco Cápac y Mama Ocllo, hermanos y esposos fundadores legendarios del Tawantinsuyo

Tal idea no es nueva, ya en 1910, el historiador Manuel Gonzales de la Rosa, en un congreso de americanistas realizado en Buenos Aires, sostuvo la hipótesis de que Manco Cápac era un personaje mítico, "sin existencia carnal", tal como los fundadores de Roma, Rómulo y Remo, o como los fundadores de muchos imperios y reinos a través de la historia. Según  propuso, Manco Cápac no es el verdadero fundador del Imperio, ya que este personaje nunca existió. El verdadero fundador -y por lo tanto, primer Inca- fue Pachacútec, quien  consiguió expandir sus dominios  fuera de las  fronteras del   Cusco, que fue lo único  que habrían  dominado  sus predecesores. A continuación, después de haber hecho la aclaración, hay que analizar algunos puntos específicos de ambas leyendas:

-En las dos leyendas se intuye que Ayar Manco y Manco Cápac serían la misma persona, no en  vano, en  ambas leyendas, el personaje principal lleva el nombre de Manco y como esposa a Mama Ocllo.

Manco Cápac por Guamán Poma de Ayala

-El ser cuatro hermanos y hermanas, podría hacer referencia a ocho ayllus o pueblos quechuas representados en cada hermano y hermana, los cuales vendrían a ser los curacas o líderes que guían a sus pueblos en la búsqueda de tierras fértiles. Tal habría sido el caso de Manco Cápac. He de suponerse entonces, que los hermanos Ayar, así como Manco Cápac, no venían solos,  sino que eran seguidos  por  pueblos enteros ansiosos de forjarse un futuro fuera de su "pacarina", o lugar de origen.

-Los Hermanos Ayar representarían a los siguientes pueblos de origen quechua: Ayar Manco, al pueblo Masca,  Ayar Cachi, al pueblo de los Maras,  Ayar Uchu,  al pueblo de los Tampus y  Ayar Auca, al pueblo Chillques.

Ayar Cachi, el hermano más poderoso. Su historia debe entenderse como el líder del pueblo
más numeroso y fuerte de los pueblos quechuas que emigraron al Cusco.

-El matrimonio entre hermanos (incesto), representaría alianzas políticas o militares, que reforzarían parentescos ancestrales. No sería un incesto verdadero, puesto que representaría la unión de pueblos de la misma étnia. Realmente no estaban casados entre  hermanos de padre o madre, sino unidos por diversos vínculos que los caracterizaban como "hermanos de raza".

Manco Cápay y Mama Ocllo. Su incesto debería interpretarse como alianzas matrimoniales
entre personas del mismo grupo étnico.

-Al decir que provenían del lago Titicaca, se afirmaría que los quechuas no eran cusqueños. Provenían del Collao, y sus pueblos se habrían formado al desintegrarse Tiahuanako, los cuales, viéndose libres de su dominio, deciden emigrar. Tal migración  esta ría relacionada con las luchas que surgieron entre los pueblos antes dominados, o por la invasión de  pueblos  foráneos, que según el historiador Waldemar Espinoza, serían los aymaras. Provenientes del norte de la actual Argentina, habrían invadido a Tiahuanako, destruyendo su capital, Taipicala y  realizando la matanza de sus pobladores, a los cuales esclavizarían. Para  él, los quechuas, habrían sido miembros de la nobleza tiahuanacoide, perseguida por los aymaras.
Los Ayar saliendo de Pacaritambo, 

-Al mismo tiempo hay que tomar en cuenta el factor climático, ya que estarían huyendo de posibles desastres climáticos como sequías o lluvias excesivas. Legado a este punto es bueno recordar dos cosas: Primero, que según Inca Gracilaso de la Vega, los Ayar salen de Pacaritambo después del "Gran Diluvio", que empobreció los campos y arruinó las cosechas, dejando a los pobladores en  la  miseria. Tal versión sería incorrecta porque el altiplano del Collao no es zona de lluvias prolongadas, además, Garcilaso estaría tratando de relacionar la mitología incaica con la tradición bíblica del Diluvio Universal.

-El segundo  punto le da más consistencia a la hipótesis climática y está sustentada en la realidad. Resulta pues, que la zona del altiplano del Collao, se ve afectada permanentemente por sequías, que hasta hoy causan grandes flujos migratorios de puneños hacia Arequipa, la costa sur o Lima. Estas sequías son particularmente intensas mientras dure el Fenómeno de El Niño. Según esto, Manco Cápac vendría a ser un enviado del pueblo tuahuanaquense, para que encuentre nuevas tierras donde poder desarrollar la agricultura sin los problemas de la sequía.

-Los quechuas, al desplazarse en busca de tierras fértiles, no lo hacen en el estado primitivo de recolectores y cazadores. A pesar de no tener un lugar fijo donde establecerse, no dejaron de ser agricultores y pastores, es así, que una vez establecidos en algún lugar, se quedaban en él por unos años y después de lograr sus cosechas, emprendían nuevamente la marcha. Esto se afianza al traducir sus nombres. Ayar, la palabra común para todos, es el nombre quechua de la quinua silvestre. Lo que diferencia a cada hermano es el segundo nombre: así, Cachi, significa Sal y Uchu, Ají, condimentos por excelencia; Manco, se refiere tal vez al Mango, una planta silvestre casi extinguida, un cereal que servía para preparar cierta bebida. Auca, por el contrario, sería una palabra relacionada con la guerra  (posiblemente "Enemigo" sea su significado) y no con una planta alimenticia o  condimento. Significa entonces, que los quechuas eran pueblos relacionados íntimamente con la agricultura y la guerra.

Loa Hermanos Ayar. Ayar Manco, Ayar Cachi, Ayar Auca y Ayar Uchu con sus respectivas esposas
Mama Ocllo, Mama Huaco, Mama Ragua y Mama Ipacura. Algunas fuentes mencionan a Mama Cora en lugar de Mama Ragua

-Del Collao, luego de algún tiempo llegaron a un lugar conocido como Pacaritambo (o Pacarectampu), cerca al Cusco, donde habrían permanecido muchos años. Según algunas versiones, allí habría nacido Manco Cápac (Ayar Manco), quien luego de convivir en Servinacuy por algunos años, se casa con Mama Ocllo, luego de haber heredado el mando de los quechuas tras la  muerte de su padre. Emprenden así, un nuevo viaje que los llevaría a su establecimiento definitivo en el Cusco. Su hijo Sinchi Roca, habría nacido en pleno viaje.

-En su búsqueda de tierras fértiles llegan a un amplio valle conocido como Acamama, entre los ríos Tulumayo y Huatanay en la cuenca del río Vilcanota-Urubamba. Este valle se encontraba densamente habitado por varios pueblos que surgieran tras la desintegración del imperio Wari. Entre estos estaban los Lares, Pocres, Huallas, Culunchimas, Alcahuisas y, los más poderosos de todos, los Ayarmacas. Para poder establecerse en el valle de Acamama los quechuas tienen que enfrentarse éstos por el dominio del valle, lográndolo después de haber establecido alianzas con unos y de derrotar a otros, que fueron expulsados lejos del valle.

Para poder establecerse en Acamama, los quechuas tuvieron que combatir
con los pueblos oriundos del valle

-Los Ayarmacas, el más organizado, numeroso y poderoso de estos reinos, sostuvieron  prolongadas luchas  con  los  quechuas y sus aliados, y sólo cuando  surgió en el siglo XV el Tawantinsuyo, fueron definitivamente derrotados por Pachacútec, quien convirtió a su líder Tocay Cápac, en un simple curaca y a su pueblo, en un pequeño ayllu. Para evitar futuras rebeliones, fueron divididos en tres grupos, que dispersaron por distintas regiones del Tawantinsuyo.

Ayar Cachi convertido en un ser alado emprende la venganza contra los hermanos que lo traicionaron.

-Después de dominar a los pobladores del lugar, los pueblos quechuas se disputan el dominio del valle, quedando los Mascas al mando de Ayar Manco y los Tampus liderados por Ayar Uchu, siendo el primero, quien logra vencer y fundar la ciudad del Cusco. Los Maras y los Chillques, se establecen en los alrededores del valle. Como Ayar Manco elimina a sus hermanos, se  queda  con las esposas de estos.

La transformación de dos hermanos en
piedra debe interpretarse como la toma
de posición de un lugar
-En la leyenda, tanto Ayar Uchu como Ayar Auca, se transforman en piedras. Esto le ocurre a Ayar Auca luego que es  enviado por Ayar Manco a poblar el lugar donde se había hundido la barreta de oro, a la cual no tenía acceso por estar aún en  posesión de las étnias locales. El fue el primero en pisar el Cusco, pero en forma lítica o pétrea. Es que, según  las creencias  andinas, las piedras eran indicadores de la toma de posesión de un lugar, por eso el cronista español Pedro Sarmiento de Gamboa, dice que en la antigua lengua hablada en esa época -que no era el quechua-, la palabra “Qosqo”, significaría "ocupar un lugar en forma mágica".

-Sobre la elección del lugar de fundación del imperio, se sabe que Manco Cápac portaba una barreta de oro, que le había sido entregada por su padre el Sol; en el lugar donde esta se hundiera, tendría que edificar la capital del imperio. Como la barreta mágica se hunde en el cerro Huanacaure, a sus faldas habría sido construida la ciudad del Qosqo, y todo el valle de Acamama recibiría desde ese momento, ese nombre. Pues bien, existe una versión en la que no es Manco Cápac quien lanza la barreta de oro que habría de indicar el lugar definitivo de asentamiento. Pedro Sarmiento de Gamboa, refiere que fue Mama Huaco, esposa de Ayar Uchu, la que arroja, no una, sino dos varas de oro; una cae en el cerro Colcambamba, pero al ser la tierra muy dura no puede hundirse; mientras que la otra vara mágica, al caer sobre el cerro Huanacaure, penetra suavemente.


Donde se hundiera la barreta de oro dada por el dios Inti, ahí habrían de establecerse para fundar una ciudad
                           
-Sobre Mama Huaco, se han escrito muchas cosas contradictorias y extraordinarias. Se dice por ejemplo, que era la madre  de Manco Cápac y que habría convencido a los demás de su origen divino; después se habrían casado y tenido hijos. En esta versión, aparece como la iniciadora de la teocracia del Inca y del incesto, y la casarse con éste, vendría a ser la primera Coya de la  historia incaica. Se dice además, que tenía todos los esposos que quería. Pero, lo más común que se ha  escrito sobre ella es  su afición por la guerra, donde se relata cómo, durante la lucha con los Huallas por el dominio de Acamama, hiere mortalmente en  la cabeza a uno de sus enemigos, con una boleadora, para luego abrirle el pecho y sacarle las entrañas para comérselas, causando un terrible temor en los huallas, que huyeron despavoridos.

Mama Huaco representada por Guamán Poma

-No interesa si tal relato es cierto, lo verdaderamente importante es que, Mama Huaco representa a  la mujer participando  activamente en la conquista del Cusco, luchando junto a los hombres y capitaneando a los combatientes, lo que demuestra la situación de la mujer en un tiempo legendario, y le nivel concedido a suposición social. Mama Huaco, representa entonces, a una mujer varonil que no se amedrenta ante nada. Por el contrario, Mama Ocllo, representa a la típica mujer femenina, dedicada  a las labores domésticas y al cuidado de la familia.

Ambas leyendas enfatizan en el papel civilizados de los fundadores en la población local

-No sólo guerreros habrían sido los quechuas, si algo se rescata  de ambas leyendas, es el  papel ordenador y civilizador de los fundadores, que al establecerse en el Cusco, "ponen orden" a los pobladores dominados -los cuales se enfrentaban en constantes luchas y a los cuales "llevan la paz"- para posteriormente imponer un nuevo orden, con nuevas reglas.

  

 _______________________
 FUENTES:
 1-"El Origen de los Incas" - Franklin Pease García Yrigoyen- PUCP
 2-"Geografía Física y Humana del Perú" - Humberto Ñaupas Paitán - UPSMP
 3-"Historia del Tahuantinsuyu" - María Rostworowski de Diez Canseco - IEP
 4-"Historia General de América" - Tomo 1 - Luis Alberto Sánchez -EMISA Ediciones
 5-"Las Coyas" - Pablo O' Brien - El Comercio
 6-"Los Incas" - Waldemar Espinoza Soriano - Amaru Editores
 7-"Pachacútec" - Carlos Araníbar Zerpa - Edit. Universitaria
 8-"Perú Incáico" - José Antonio Del Busto Duthurburu - Studium


Cusco, la ciudad fundada por los incas en el valle de Acamama


***********************
ACTIVIDADES
1-¿Cuál es la interpretación que hoy se le da a las leyendas de origen de los incas?
2-¿Cuál de las leyendas es la que tiene mayor solidez histórica? ¿Por qué?
3-¿De dónde provenían los incas? ¿Por qué abandonaron su lugar de origen?
4-¿Cuál es el significado del incesto y las piedras en las leyendas?
5-¿Cuál fue el rol de la mujer en el proceso de establecimiento de los quechuas en el valle de Acamama?
6-Elabora una secuencia cronológica del tema


Versión idealizada de Manco Cápac y Mama Ocllo


El Imperio del Tawantinsuyo en su máxima extensión


Los Hermanos Ayar a su salida de Pacaritambo