lunes, 27 de julio de 2020

El Boom del Guano

LA ERA DEL GUANO 


CONTEXTO INTERNACIONAL
A principios del siglo XIX, Europa atravesaba por una de las crisis económicas más dramáticas de su historia, la población crecía inconteniblemente y los alimentos empezaban a escasear la pobreza y el descontento social  amenazaban la estabilidad de los Estados; tal situación requería de medidas urgentes. La situación que se está viviendo es consecuencia del proceso de industrialización  vivido por los países europeos y EE.UU. de América. 

Familia burguesa y familia campesina con familias numerosas

De todas las alternativas presentadas, dos  hallaron eco en los gobiernos –especialmente el inglés- la expansión colonial y el enriquecimiento del suelo, para que la producción de alimentos  pudiera aumentar en forma regular. La solución la encontrarían en el Guano de las Islas peruanas, producido por aves como el Guanay, al cual debe su nombre, así como el Piquero, el Alcatraz o la Gaviota.


La explosión demográfica originó un incremento de la pobreza

LOS INICIOS
Las aguas frías del Mar Peruano favorecen la abundancia de fitoplancton y zooplancton, que atraen a los cardúmenes de peces que sirven de alimento a miles de aves. La escasez de lluvias y la suavidad del viento por muchos siglos favorecieron la acumulación de su excremento, que para el siglo XIX formaba enormes montañas de guano petrificado, rico en nitrógeno, amoniaco, fosfatos y sales alcalinas, cuyo aprovechamiento se había casi paralizado desde el inicio de la invasión española. Los mayores yacimientos guaneros se encontraban en las islas Chincha, Lobos de Tierra, San Lorenzo y en todo el litoral de Tarapacá. Gracias al guano, y posteriormente al Salitre, rico en nitrato de sodio, el fantasma del hambre se alejó de Europa.


El guano producido por las aves que habitan en las playas. islas, grutas y peñascos del litoral peruano como
el Guanay, el Alcatraz o el Pinguino de Humboldt fue la alternativa

Humboldt
En 1802, el sabio alemán Alexander von Humboldt, había alertado sobre las propiedades fertilizantes del guano; el sabio arequipeño Mariano Eduardo de Rivero en 1827, hizo lo propio difundiendo  por primera vez su  importancia económica y  tres años después, fue promocionado oficialmente como fertilizante; pero, es recién en 1840 que su extracción se intensifica gracias a los estudios de dos químicos, el  francés Alejandro Cochet y del inglés Thomas Way, quienes redescubren sus propiedades fertilizantes  y aconsejan su uso en Europa. Se inicia así el período de mayor prosperidad del siglo XIX y de toda  la historia peruana.

MODALIDADES DE EXPLOTACIÓN
El Boom del Guano pasó por dos etapas según los diversos tipos de contrato que se firmaron:

1-LA CONSIGNACIÓN
Castilla
Esta modalidad fue creada en el primer gobierno de Ramón Castilla y consistía en que el Estado peruano, en su calidad de propietario del recurso guanero, encargaba la explotación del guano a un grupo de empresarios privados –los consignatarios- que asumían los gastos de extracción, transporte y venta a cambio de una comisión deducida de la totalidad de la venta. El pionero en el negocio guanero fue el capitalista, militar y político nacional Francisco Quirós quien en 1841 -bajo la modalidad de Contrato de Alquiler- asumió el reto de invertir en un negocio sin antecedentes históricos. Con su firma obtenía la exclusividad de la explotación guanera, comprometiéndose a pagar al Estado peruano 10 000 pesos anuales por 6 años, pero, a pesar de los beneficios que otorgaba al Estado –y en medio de acusaciones de corrupción-  su contrato fue cancelado a menos de un año -a pesar de haber cancelado la mayor parte de lo pactado-debido a presiones de las casas comerciales extranjeras como la Casa Gibbs de Inglaterra y otras, que a la vista, ofrecían mayores ganancias al Estado. 


Quiroz
Es así como hasta 1868, el negocio guanero estuvo controlado por un conjunto de capitalistas extranjeros y peruanos que se convertían en los intermediarios entre el Estado peruano y los compradores en el exterior, asumiendo todos los gastos por un período máximo de 3 años y en una zona determinada, cobrando una comisión de 10% al Estado, después de deducir el 30% de sus gastos operativos. El 60 % restante correspondía al Estado peruano. Entre las casas extranjeras destacaron la Gibbs, Montané, Zaracondegui, Lachambre, With y Schutt, y entre los empresarios peruanos, los más importantes fueron Murrieta, Barreda, Canevaro, Sevilla, Candamo, Pardo y Barrón. 

Al finalizar cada uno de sus contratos y por presiones de Inglaterra (principal acreedor extranjero del Perú, impaga desde 1825), la Casa Gibbs and Son obtiene la mayor de las consignaciones, consolidando su predominio hasta 1861 cuando por presiones de la recién formada  Compañía Nacional de Consignatarios del Guano, se logró la cancelación de su contrato a favor de los consignatarios nacionales.

2-EL MONOPOLIO
Balta
Agobiado por sus deudas contraídas con los consignatarios que le adelantaban dinero para que el Estado solvente sus programas sociales y urbanos, el presidente José Balta, atendiendo diversas acusaciones de corrupción por parte de los consignatarios en perjuicio del Estado peruano, rompe definitivamente con éstos cuando, por intermedio de su Ministro de Hacienda, Nicolás de Piérola, convoca en Parí una licitación para la venta de 2 millones de toneladas de guano, sin el conocimiento de los actuales  consignatarios. La mejor propuesta fue la de la casa judeo-francesa Dreyfus hnos., dirigida  por  Auguste Dreyfus, quien ofrece 36.50 soles por tonelada de guano, el pago de 5 millones de soles para pagar nuestra deuda externa, dos mensualidades pagadas al Estado de 1 millón de soles cada una y un pago de 700 mil soles mensuales hasta 1881, lo que sumaba un total de 8 400 000 soles por doce años entre 1869 y 1881. 

Dreyfus
Se había iniciado la fase del Monopolio a pesar de las protestas de los consignatarios peruanos, quienes posteriormente formarán el Partido Civil para hacerle frente desde el campo político. Y cuando su líder, Manuel Pardo asume la Presidencia de la República, no oculta su satisfacción por cancelar el Contrato Dreyfus, luego que éste le comunicara que, debido al agotamiento del guano en las islas Chincha, su reemplazo por uno de menor calidad procedente de las islas Guañape y a la competencia de los abonos químicos, sólo pagaría nuestra deuda externa hasta 1875, ya que sus ganancias se habían visto afectadas considerablemente. Los consignatarios peruanos tendrían nuevamente el control del guano, pero no por mucho tiempo. Su fin estaba cerca y  Chile estaría involucrado en él.

IMPACTO ECONÓMICO
Su demanda fue tanta, que jamás en la historia marítima se ha transportado un producto cuyo tonelaje iguale al del guano, ni el trigo, el té, el oro o el tráfico de esclavos se le puede comparar; fueron miles los barcos que llevaron millones de toneladas de guano peruano por los océanos rumbo a Europa, Estados Unidos, China, Japón y gran parte del mundo. Si bien su explotación benefició al Estado en su calidad de propietario, quienes se beneficiaron realmente fueron los capitalistas extranjeros como Anthony Gibbs y Auguste Dreyfus y un puñado de capitalistas peruanos agrupados en la Compañía Nacional de Consignatarios del Guano. Las exigencias del mercado internacional convirtieron al Perú en un país monoproductor y monoexportador con una mentalidad rentista, acostumbrado a depender del crédito externo en lugar de depender de los logros de sus inversiones.

La falta de un sistema eficiente de contabilidad por parte del Estado imposibilita conocer con exactitud el monto recaudado durante los 40 años que duró el Boom Guanero (1840-1880), pero los cálculos más serios estiman en 814 millones de pesos los ingresos totales del guano (11 mil millones de dólares de 1990), de los cuales, el 60% pararon a poder del Estado peruano, un 30% cubrieron los costos de explotación y comercialización de los intermediarios y el 10% restante correspondió al pago de los consignatarios.

Del total de dinero recaudado por el Estado peruano –según datos del historiador económico Shanen Hunt los gastos se distribuyeron de la siguiente manera:
  7% para la abolición  del tributo indígena y la manumisión de los esclavos
29% para expandir y mantener a la burocracia civil
25% para el mantenimiento de las FF.AA. y para expandir la burocracia militar
  8% para el pago de la deuda externa
11% para el pago de la deuda interna y 
20% para la construcción de los ferrocarriles.

Como se puede apreciar, poco fue lo que se destinó al desarrollo interno del país, por el contrario, gran parte del dinero se fue  en el incremento de la burocracia civil y militar, pues la inversión en armamento fue mínima, especialmente desde el gobierno de Pardo, lo que fue decisivo para la derrota ante Chile. Es que, al tener el Estado dinero en abundancia, pudo al fin honrar sus deudas, la interna y la externa.


Echenique

LA CORRUPCIÓN
Y si de mal uso del dinero se trata, la Corrupción merece una mención aparte. Fue el período más corrupto de nuestra historia: Desde los consignatarios que inflaban los costos y subvaluaban las ventas en perjuicio del Estado, hasta el fraude en el pago de la deuda interna y la manumisión de los esclavos, donde los supuestos afectados falsificaban documentos hasta con la firma de San Martín, para salir beneficiados, pasando por los sobornos y extorsiones hacia el Estado y sus funcionarios por parte de Dreyfus y de Henry Meiggs –prófugo de la justicia en EE.UU. por el delito de estafa- que habría recurrido a malas artes para poder construir sus ferrocarriles, que muy poco beneficiaron a la sociedad.

Meiggs
Y no olvidar la escandalosa Ley de Consolidación, que habiendo sido creada por Castilla para que el Estado honre sus deudas, la displicencia de su sucesor Rufino Echenique, la convirtió  en  un festín para los corruptos; pues no sólo se pagaron exorbitantes sumas de dinero, sino que se aceptaron –con total certeza- documentos falsificados para salir irregularmente beneficiados, entre ellos muchos parientes, amigos y allegados de Echenique. Tal vez no robó, pero dejó que robaran descaradamente, lo que le costó su salida a inicios de 1855 -a sólo dos años de haber juramentado- debido a  una revolución encabezada por su predecesor Castilla. Tal corrupción fue posible porque el Estado no tenía la posibilidad de contar con funcionarios suficientes y suficientemente honestos para realizar un efectivo control de las operaciones económicas sin ceder a las presiones y caer en la corrupción.

IMPACTO SOCIAL
La manumisión de los esclavos decretada por Castilla en 1854 fue una consecuencia de la bonanza económica vivida. Representaban sólo el 1,3% de la población peruana pues la mayoría se había beneficiado con la Libertad de vientres o había alcanzado su libertad por compra o por fuga. La mayor parte de los esclavos manumitidos -más de 2 mil- pertenecían a conventos  de las distintas órdenes religiosas o a ricos burgueses como Domingo Elías, José Antonio de Lavalle o Andrés Reyes, quienes se beneficiaron con miles de pesos como indemnización. Por otro lado, la abolición de tributo indígena no fue más que una cortina de humo, ya que se les obligó a pagar una contribución personal que compensaba el tributo abolido. Por otro lado, la abolición del tributo indígena no fue más que una cortina de humo, ya que se les obligó a pagar una contribución personal que compensaba el tributo abolido.


Caricatura alusiva a la abolición de la esclavitud y del tributo indígena por Castilla

Inmigrante chino
Como tales medidas ocasionaron la escasez de mano de obra, se hizo necesaria la importación de chinos coolíes dentro de un sistema de esclavitud disfrazada de contrato, destinada al trabajo agrícola en las haciendas algodoneras y azucareras de la costa, aunque también fueron destinados a la construcción de ferrovías y, especialmente, a la extracción del guano (que no estaba incluido en su contrato) Trabajar en los yacimientos guaneros no tenía acogida por la pestilencia y el peligro de contraer enfermedades o de morir por alguna explosión, por lo que se prefirió al obrero chino -dócil y acostumbrado a obedecer- en reemplazo de los presidiarios, esclavos negros, campesinos enganchados del Ande y pobladores pobres. Eran sometidos a largas jornadas de trabajo de hasta 20 horas diarias, bajo maltrato constante y encadenamiento permanente.

Niña burguesa elegantemente
 vestida con su nana
Los miembros de la alta sociedad, especialmente limeña, se desvivieron en conductas alienadas  que los hacían sentirse más europeos que peruanos despilfarrando el dinero en productos importados. El dinero abundaba a tal extremo, que incluso los trabajadores independientes como los artesanos, no veían la necesidad de trabajar arduamente, pues descansaban de domingo a martes (el famoso culto a San Lunes) pues lo ganado les alcanzaba para darse algunos lujos con la adquisición de productos importados. Cuando llegó la crisis y el boom llegó a su fin, la mayoría quedó sin nada porque, al pensar que la bonanza económica duraría para siempre, no ahorraron y se quedaron pobres.
Pardo

IMPACTO POLÍTICO
La Edad del Guano favorece el “fin” del Primer Militarismo y el surgimiento del Civilismo como nueva fuerza política, que llevaría al gobierno a su líder Manuel Pardo y Lavalle. El Partido Civil, que había surgido en oposición al monopolio de Dreyfus y a los militares, sería la fuerza política más importante hasta 1920, periodo que por sus características particulares, sería conocido como República Aristocrática. A pesar de esto, los militares seguirán teniendo un fuerte presencia en la política peruana, como protagonistas de más de una revolución o como gobernantes. En el plano internacional, el guano provocaría la ambición desmedida de España en 1966 y de Chile e Inglaterra en 1879, desencadenando una guerra de conquista con resultados desastrosos para la economía nacional. 


La guerra con España y la guerra con Chile tuvieron en el guano -y el salitre- su principal motivación

Así termina la exitosa pero falaz “Era del guano y el Salitre” que permitid a la burguesía limeña vivir en la opulencia como producto de sus rentas antes que de sus inversiones. Una opulencia tan endeble como ostentosa, derrochando antes que invirtiendo o ahorrando, hipotecando su porvenir a las finanzas inglesas.

Cuerpo momificado de un inmigrante chino presumiblemente muerto
por alguna epidemis mientras era transportado en barco hacia el Perú.


HISTORIOGRAFÍA
Heráclio Bonilla
Muchos son los libros que han abordado el tema del periodo guanero en el Perú como parte de compendios e historias generales, sin embargo, pocos son los que lo han abordado directamente. el más conocido es el clásico "Guano y Burguesía en el Perú" de Heraclio Bonilla, publicado en los años 70 por el IEP, de gran influencia por haber tratado por primera vez el boom guanero más allá del punto de vista bélico, donde el tema solo servía para explicar el origen de la guerra con Chile. Esta vez, se le abordaba desde un punto de vista netamente económico y exploraba la relación que tuvo la explotación del guano con el fortalecimiento de la burguesía como clase social y el papel de este recurso en el desarrollo del Estado peruano a lo largo del siglo XIX. Por mucho tiempo agotada, por ser considerada una obra capital para entender este periodo histórico, recientemente fue reeditada por el IEP, aprovechando el relanzamiento de muchos de sus títulos clásicos a raíz de su 50 aniversario. Uno de ellos fue el de Bonilla. Esta sexta edición, corregida y aumentada por el mismo autor, cuenta con cinco nuevos capítulos y tres adendas donde se aborda el tema bajo un enfoque comparativo con los demás países de la región andina, especialmente Ecuador y Bolivia. 

Tres ediciones de esta obra emblemática. La original de 1974, la última edición del 2020 publicada como parte del proyecto de reedición de sus obras clásicas  en el marco del 50 aniversario del IEP. La tercera corresponde a la edición publicada por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, sede Ecuador, de 1994. Esta edición comprende un estudio comparativo con los países latinoamericanos durante los años que duró el boom guanero.


Más recientemente, el IEP ha retomado su interés por el tema, publicando en conjunto con el BCR una serie de libros dedicados a la historia económica del Perú, entre los que destacan,  "La firma inglesa Gibbs y el monopolio del guano en el Perú", "La economía pública en el Perú después del guano y el salitre" y "La gobernabilidad y el leviatán guanero". 

Colección de historia económica del Perú del BCR y el IEP


El 2013 el IEP publicó la obra "Historia de la corrupción en el Perú", del historiador peruano estadounidense Alfonso W. Quiroz, en el que se dedican varias páginas al boom guanero y toda la red de corrupción que se formó alrededor de la explotación de este recurso. En el plano de la literatura histórica, "Guano Maldito", del historiador boliviano Joaquín Aguirre Lavallén, aborda con bastante humor pero no por eso, carente de seriedad, el tema, desde sus orígenes hasta los momentos previos a la Guerra del Pacífico. Existen otras publicaciones tal vez menos conocidas que pasaré a mencionar y comentar a continuación. Son libros dedicados a la historia de la corrupción en nuestro país o que abordan algún otro ámbito de este periodo. No son obras generales, donde la economía es solo una parte de cada periodo, donde la historia política y militar es la principal protagonista.




El tema no es totalmente nuevo. Ya había sido tratado en dos libros dedicados a la historia de la corrupción en el Perú: "Sultanismo, Corrupción y Dependencia en el Perú Republicano" (1979) de Jorge Basadre, donde denuncia el rápido enriquecimiento ilícito de los consignatarios guaneros y de los favorecidos con la Ley de Consolidación de la deuda internadel que un pequeño grupo de empresarios peruanos y extranjeros se enriqueció exorbitantemente e hizo descarado alarde de ello con construcciones cada vez más lujosas, fiestas llenas de excesos y boato descarado. Todo gracias a la corrupción. Más recientemente, el 2005, el excongresista Héctor Vargas Haya publicó "Perú: 184 años de corrupción e impunidad", donde aborda el tema, no en forma independiente, sino como parte de los gobiernos que asumieron la dirección del país durante los 40 años que duró el boom, entre ellos, Manuel Ignacio de Vivanco, Rufino Echenique, José Balta, Manuel Pardo y Lavalle, Mariano Ignacio Prado y varios más. Nadie se salva, ni Ramón Castilla, que a pesar de haber sido, tal vez, el mejor presidente del siglo XIX y haber hecho gran cantidad de obras en beneficio de la población y el Estado, también tuvo sus cosas oscuras. Un libro poco conocido en comparación con el del ya fallecido Alfonso W. Quiroz (todo un best-seller que ya va por su tercera edición), quien también escribió "La deuda defraudada" sobre la Ley de consolidación de 1850. Un libro de 1987 publicado el INC, recientemente puesto en valor a raíz del éxito de su Historia de la corrupción.

 
Diversos libros que abordan otros aspectos del periodo guanero


En el ámbito de historia ilustrada no puedo dejar de mencionar "Guano y Sociedad Peruana", publicada por el CEDHIP, perteneciente a la serie Cuadernos Cedhip, folletos gráficos donde se trataban diversos temas de la historia peruana desde el contexto social.  Existen muchas más publicaciones desde el punto de vista de la Guerra con Chile, pero esas las abordaré cuando el tema de la guerra sea motivo de un artículo específico. más recientemente (2019) el IEP ha publicado "Los Señores del Guano" de Gregory Cushman, que promete ser la actualización del clásico libro que Bonilla escribiera por los años 70s.





__________________
FUENTES:
“Breve Historia Contemporánea del Perú” – Franklin Pease García 
“Gran Historia del Perú” – El Comercio
“Guano y Burguesía en el Perú” – Heraclio Bonilla
“Guano Maldito” – Joaquín Aguirre Lavallén
“Historia del Perú Contemporáneo” – Carlos Contreras y Marcos Cueto
La Era del Guano: La Falaz Prosperidad” – Javier Pérez Valdivia, CEDHIP, S.T. permanente
“Las Venas Abiertas de América Latina” – Eduardo Galeano
“Masas Urbanas y Rebelión en la Historia” – Margarita Giesecke
“República” – Percy Cayo Córdova, Enciclopedia Temática del Perú, tomo N° 3, El Comercio
“Siete Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana” – José Carlos Mariátegui
“Sultanismo, Corrupción y Dependencia en el Perú Republicano” – Jorge Basadre Grohmann




A pesar del tiempo transcurrido, el guano se sigue extrayendo en el litoral peruano.


****************
ACTIVIDADES:
1-¿Cuál fue la situación nacional e internacional que favoreció el inicio del boom del guano?
2-¿Qué tipos de contratos o modalidades de explotación se usaron para extraer y comercializar el guano peruano?
3-¿Cuál fue el impacto político, económico, social y cultural del Boom de Guano en el Perú?
4-En una Espina de Ishikawa señala los aspectos positivos y negativos que trajo el Boom guanero en el Perú?
5-¿Qué crees que ha cambiado en el Perú desde la era del guano y qué crees que aún sigue de esa época?










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.