sábado, 27 de agosto de 2016

El Asesinato de Sarajevo

LAS BALAS QUE CAMBIARON AL MUNDO



EL PRÍNCIPE Y EL ESTUDIANTE
Pistola Browning usada por Princip
Pequeñas causas, grandes efectos. La Gran Guerra comenzó con una bomba y dos disparos de Browning. La bomba estaba dirigida al archiduque Francisco Ferdinando de Habsburgo, heredero del trono imperial austro-húngaro y a su esposa Sofía von Hohenberg. Estalló en Sarajevo a las 10:00 am  del 28 de junio de 1914. Cayó en el capó del flamante Rolls-Royce color rojo que el príncipe estaba estrenando. Rebotó y los ocupantes del carro quedaron ilesos, pero al hacer explosión en la calle hirió al menos a veinte personas.Tumulto. Carreras. Et terrorista intentó suicidarse bebiendo cianuro pero fue capturado. 
Franz Ferdinand de Habsburgo, su esposa Sofía y su familia

Francisco Ferdinando continuó su visita. Desde el Ayuntamiento dirigió un mensaje a los serbios invocando a la paz. Más tarde, a las 11:00 am, decidió ir al hospital y visitar a las víctimas. En un cruce de calles se abrió paso un segundo asesino y terminó la faena con dos tiros certeros.

Desde 1878, los países balcánicos eran terreno propicio para una acción subversiva. El Tratado de Berlín, que dio fin a la Guerra Ruso-Turca había dado la independencia al Montenegro y la Serbia ortodoxas. Las Croacia y Eslovenia católicas se mantenían en la esfera austro-germana. La Voivodina quería ser húngara. Macedonia y Salónica no definían si eran griegas o eslavas. Bosnia y Herzegobina, con su capital Sarajevo, quedaban bajo el dominio austro-húngaro. Su población era una mezcla de croatas católicos, greco-turcos islámicos y serbios ortodoxos. Serbia aspiraba a unificar la región en una Gran Serbia. Rusia, Inglaterra y Francia esperaban controlar de este modo, el creciente poder de Alemania.

Gavrilo Princip

La policía identificó al asesino: Gavrilo Princip, un estudiante serbio de 18 años. Princip era uno de los tres conjurados. Los tres eran tuberculosos terminales. Los tres se habían unido en un juramento suicida para el caso de fallar la misión. La Mano Negra se atribuyó el atentado.

Sello de La Mano Negra
La Mano Negra era un nombre genérico. La pesadilla de todas las policías del mundo. Una internacional terrorista que administraba un ubicuo Tribunal Popular. En España se hacía llamar la Sociedad de los Pobres Honestos contra los Ladrones y Verdugos. Su sello era una calavera con dos huesos cruzados sostenidos por un puño y flanqueados por bomba, puñal y veneno.

Princip es atrapado y conducido
ante la justicia
Preciso momento del atentado
En Serbia, La Mano Negra había sido fundada en 1911 con el nombre de Unión de la Muerte y era el brazo armado de una compleja red de sociedades patrióticas más o menos secretas, según se supo después. En la cumbre estaba, desde 1894, la llamada Prosvet;, una sociedad de oficiales, profesionales, funcionarios y maestros. A la vista un club político Slowensky Jug. Una organización nobiliaria fundada en 1908 por el mismo Rey Pedro, y la Narodna Obrana con su diario Narod. En la base, los llamados sokols o Halcones Urbanos y los pobratimstvos rurales. Por último, la Unión de la Muerte, estudiantes y obreros.


Líderes de La Mano Negra

Miembros de la Joven Bornia, facción de
 
La Mano Negra que perpetró el atentado
Los interrogatorios revelaron una intriga que implicaba a los gobiernos aliados. Agentes franceses e ingleses habían prestado su ayuda. Rusia había pagado ocho mil rublos de oro a la Unión de la Muerte. El Zar había comprometido su intervención inmediata en caso de que Austria declare la guerra.

                           Fernando Fuenzalida
Era la ocasión que esperaban las grandes potencias. El 23 de julio Belgrado recibió un ultimátum vienés. El 28 de julio, Austria declaró oficialmente la guerra. Rusia movilizó sus ejércitos. El 1 de agosto intervino Alemania; el   2, Francia; y el 3, Gran Bretaña. Antes de fines de ese año toda Europa se hallaba implicada. Se había iniciado la I Guerra Mundial. El Rolls-Royce desapareció en un bombardeo durante la II Guerra Mundial. De sus ocho propietarios siguientes, seis murieron de muerte violenta. Los otros dos quedaron arruinados. Destino. (Fernando Fuenzalida)

ACCIONES POSTERIORES
Nikola Pasic
Peter I de Serbia
El gobierno austro-húngaro le exigió al gobierno serbio que buscara a los responsables y dejara pasar a su policía para investigar y atrapar a los demás miembros de La Mano Negra. Como el gobierno serbio se negó a dejar pasar a las fuerzas policiales pues consideraba que Austria estaba tratando a Serbia como una colonia, Austria supuso que el gobierno serbio estaba implicado en el atentado, así que le declaró la guerra e inmediatamente invadió el país. Rusia salió en su defensa y se desató la Gran Guerra. Ya sin oposición, las autoridades austro-húngaras capturaron y procesaron a los conspiradores de La Mano Negra, tanto a los líderes -que terminaron siendo miembros del gobierno, que al parecer actuaron independientemente, sin el conocimiento del Rey Peter I Karadordevic o del Primer Ministro Nikola Pasic (Serbia era una monarquía parlamentaria). El juicio se celebró entre el 12 y el 23 de octubre de 1914 y el veredicto fue dictado el 28 de octubre del mismo año.
                                                                                                                                                  EL JUICIO DE SARAJEVO (OCTUBRE DE 1914)
Dos fotografías del juicio que se le seguió a los miembros de
La Mano Negra. Gravrilo Princip es el del círculo.
Se determinó que los líderes de La Mano Negra y autores intelectuales del atentado eran el Coronel del ejército y jefe de los servicios secretos serbios, Dragutín Dimitrijevic "Apis" (líder y fundador de La Mano Negra), el Mayor Vojislav "Volja" Tankosic (héroe de las guerras balcánicas) y Milan Ciganovic, oficial de ferrocarriles. Como autores materiales se consideró a Gavrilo Princip (autor del disparo mortal), Nedjelko Cabrinovic y Trifko Grabez (responsables de los explosivos arrojados contra la comitiva real).  Los reos adultos, que podían ser condenados a pena de muerte, se presentaron en el juicio como participantes involuntarios de la conspiración, algunos dijeron haber sido amenazados por La Mano Negra si no cooperaban y que le tenían más miedo al terror que a la ley.. Princip, Cabrinovic y Grabez limpiaron a los líderes y asumieron la culpa entera, como si de un acto voluntario e independiente se tratara. Al tener 18 años, no podían ser condenados a muerte, pues la ley austro-húngdel juicio que se le ara la aplicaba a adultos a partir de los 20 años de edad,  así que  se les condenó a 20 años de cárcel, sentencia que no cumplieron, pues murieron de tuberculosis.en prisión. Vaso Cubrilovic, fue sentenciado a 16 años de cárcel y Cvjetko Popovic a 13 años. Por se mayores de edad, Danilo Ilic, Veljko Cobrilovic y otros tres fueron sentenciados a muerte por ahorcamiento. Otro de los inculpados fue sentenciado a cadena perpetua y otros cuatro, a penas entre 3 y 10 años de cárcel. Nueve detenidos fueron absueltos.
Franz Josef  Emperador
 austro-húngaro

EL PROCESO DE TESALÓNICA (1917)
Dimitrijevic
Dimitrijevic, Tankosic y Ciganovic no fueron juzgados debido a la protección del gobierno serbio. Tankosic, murió en acción durante la I Guerra Mundial, luchando en el ejército serbio. Ciganovic fue enviado a EE.UU. donde vivió hasta el final de la I Guerra Mundial, regresando en 1919 cuando se crea Yugoslavia. Recibió tierras del gobierno y vivió el resto de sus días como agricultor. Dimitrijevic, por su parte siguió en libertad, conspirando contra el gobierno. Se le acusó de haber planeado un atentado fallido contra el Príncipe Regente e hijo del Rey Peter I, Alejandro I, por lo que junto a sus cómplices fue arrestado y sometido a juicio en la ciudad de Tesalónica (o Salónica) en 1917.
Líderes de La Mano Negra
Se le sometió a Corte Marcial en Tesalónica (hoy parte de Grecia) donde el 23 de mayo, «Apis» y ocho de sus colaboradores fueron condenados a muerte y los otros dos fueron a 15 años de cárcel. Un prisionero murió durante el juicio y las acusaciones contra él fueron retiradas. El Tribunal Supremo de Serbia redujo a siete el número de condenas a muerte y el príncipe regente conmutó otras cuatro. Entre los juzgados, cuatro de los reos confesaron su participación en los atentados de Sarajevo, entre ellos Muhamed Mermedbasic, quien había fugado luego del atentado, cuya condena fue de 15 años de cárcel (conmutada y cancelada en 1919)Dimitrijevic y sus colaboradores fueron fusilados el 26 de junio de 1917. Se dijo que camino al patíbulo, "Apis" ufanó de haber ordenado el crimen de Sarajevo.

Alejandro I Príncipe Regernte
y futuro Rey de Yugoslavia
A principios de 1917 Austria y el gobierno de Serbia representado por el príncipe regente Alejandro, entran en conversaciones para tratar de recuperar la soberanía de Serbia, ocupada desde 1918 por los austriacos. El emparador austro-húngaro Franz josef exige la captura de Dimitrijevic, lo que significaba la oportunidad de que Alejandro se libere de "Apis" y su camarilla militar, que representaban una seria amenaza para su poder político. el 15 de marzo de 1917, "Apis" y sus partidarios fueron imputados por varias acusaciones ajenas a Sarajevo, entre ellas, haber intentado asesinar al Principie Regente.

EPÍLOGO
Diario dando la noticia del magnicidio
El asesinato del Archiduque Franz Ferdinand sirvió como pretexto para iniciar una guerra que todos querían, pero que nadie se atrevía a declarar. La potencias pudieron al fin medir fuerzas, probar su moderno armamento y saldaron viejos rencores. Una aventura que duró más de lo esperado y costó la vida de unas 25 millones de personas y cerca de 30 millones de heridos, lisiados, desaparecidos, desplazados  y damnificados.

Al finalizar la guerra, siguiendo las ideas de agrupación étnica, vigentes por esos días, las potencias decidieron crear Yugoslavia a partir de un conglomerado de etnias, culturas, idiomas y religiones. Su primer gobernante fue el Rey Peter I, bajo el título de Rey de los Serbios, Croatas y Eslovenos y luego Rey de Yugoslavia, hasta su muerte en 1929, en que fue sucedido por su hijo, el Regente Alejandro I, Rey de Yugoslavia. Sin embargo, el gobierno de la familia Karadordevic no durará mucho, pues su sucesor el Regente Pablo I Karadordevic, fue depuesto en 1941 -en plena II Guerra Mundial- por el General Josip Broz "Tito", quien gobernará hasta su muerte en 1980.

Princip al ser capturado. Izq. Diversos
momentos del asesinato del
Archiduque













Serbia, por su parte, desaparecerá de la escena política mundial por casi 80 años, hasta que se se inició la disolución de Yugoslavia en 1991, cuando Eslovenia y Croacia proclamaron su independencia. La República de Serbia mantendrá la denominación de Yugoslavia hasta junio del 2006, en que se separó de Montenegro. La guerra yugoslava será la más sangrienta de finales del siglo XX.




 ANEXO FOTOGRÁFICO










___________________________________________________
(*) Versión original del 4/05/13




domingo, 14 de agosto de 2016

Canto Coral a Túpac Amaru


EL CANTO CORAL DE
ALEJANDRO ROMUALDO



CANTO CORAL A TÚPAC AMARU 

QUE ES LA LIBERTAD


Lo harán volar con dinamita. 
En masa, lo cargarán, lo arrastrarán. 
A golpes le llenarán de pólvora la boca
Lo volarán:
…Y no podrán matarlo!

Lo pondrán de cabeza. 
Arrancarán sus deseos, sus dientes y sus gritos,
Lo patearán a toda furia. 
Luego lo sangrarán:
…Y no podrán matarlo!

Coronarán con sangre su cabeza;
sus pómulos, con golpes. 
Y con clavos sus costillas.
 Le harán morder el polvo,
Lo golpearán:
…Y no podrán matarlo!

Le sacarán los sueños y los ojos,
Querrán descuartizarlo grito a grito.
Lo escupirán. 
Y a golpes de matanza lo clavarán:
…Y no podrán matarlo!

 Lo podrán en el centro de la plaza,
boca arriba, mirando al infinito.
Le amarrarán los miembros. 
A la mala tirarán:
…Y no podrán matarlo!

Querrán volarlo y no podrán volarlo.
Querrán romperlo y no podrán romperlo.
Querrán matarlo y no podrán matarlo.

Querrán descuartizarlo, triturarlo,
mancharlo, pisotearlo, desalmarlo.

Querrán volarlo y no podrán volarlo.
Querrán romperlo y no podrán romperlo.
Querrán matarlo y no podrán matarlo.

Al tercer día de los sufrimientos,
cuando se crea todo consumado,
gritando ¡Libertad!
sobre la tierra ha de volver.

¡Y no podrán matarlo!