lunes, 27 de julio de 2020

El Origen de España

LA ESPAÑA QUE CONQUISTÓ AMÉRICA
                                                    
El Triunfo de la Santa Cruz en las Navas de Tolosa de Marcelino Santa María Sedano. Representa al Rey Sancho el Fuerte, rey de Navarra, con el estandarte de la Santa Cruz en alto, guiando a las tropas cristianas contra los moros

                                                                                                                        
SOCIEDAD EN TRANSICIÓN
A principios del siglo VIII, ochenta años después de que Mahoma comenzara su prédica las conquistas islámicas se extendían desde el río Indo por el este y por el oeste hasta las costas atlánticas de África; el siguiente territorio en la mira era la península Ibérica, al oeste de Europa, que  estaba gobernada por los Visigodos desde el siglo V, quienes ya cristianizados, empiezan a dar pequeñas señas de estar en ruta hacia el Feudalismo imperante en gran parte de Europa occidental, ya que se apreciaban  algunas muestras de vasallaje; pero la invasión de los Moros musulmanes del norte de África, trunca el proceso sociocultural y económico que estaba iniciándose. 7000 hombres comandados por el persa Tarik, el estrecho de Gibraltar el año 711, derrotando pronto al rey godo Rodrigo en la batalla de Guadalete.



En menos de veinte años dominan la península excepto el País Vasco y Asturias en las montañas del norte. Su incontrolable avance fue detenido por el franco Carlos Martel, en la batalla de Poitiers (año 732). Así, a mediados del  siglo VIII de la  Era Cristiana, la "España" musulmana va a ser una sociedad producto de la mezcla de árabes, moros, sirios, berberiscos, turcos, iberos, latinos, eslavos, visigodos, judíos, griegos y otros, en fin ,mestizaje étnico y religioso. El  predominio musulmán en la península se consolida en el año 929 cuando Abderramán III adopta el título de Califa y funda el Califato Omeya de Córdoba,  marcando  el apogeo de la civilización hispano-árabe.
   
Al dominar la península, los musulmanes imponen su religión -el Islam- y sus leyes a los cristianos y los que se rehusaban a aceptarlas eran perseguidos, por lo que, o aceptaron tales medidas o huyeron hacia las montañas del norte donde se ubicaban los centros de resistencia como los reinos de Asturias y Navarra, así como el Condado de Barcelona,  desde donde impiden el avance por Europa occidental  de los musulmanes tras su derrota definitiva en Poitiers, poniendo punto final a su avance por Europa occidental. El dominio de la península ibérica fue facilitado por la división política interna existente en ella, expresada en las rivalidades políticas que mantenían permanentemente enfrentados a los  nobles visigodos, algunos  de los cuales no dudaron en apoyar a los invasores en contra de sus enemigos locales. Si a esto se agrega que no existía un ejército nacional, que el regionalismo mantenía enfrentados a los pueblos y que las costas se hallaban despobladas por que la mayor parte los personas habitaban en las montañas del interior, es evidente el por qué los musulmanes permanecieron ocho siglos en la península Ibérica.


El Califato de Córdoba será conocido a lo largo de su existencia como Al-Andalus, por el nombre de la isla de Andalus, donde desembarcaran las tropas del primer Emir Tarif Abu Sora, antes de invadir tierra firme, la misma que después será llamada Tarifa o Tierra de Tarif.

   
LA ESPAÑA ISLÁMICA
Siempre se menciona que la dominación islámica de la península Ibérica sumió a España en el oscurantismo, impidiéndole gozar de las "maravillas" del mundo feudal, manteniéndola rezagada del desarrollo europeo. Nada más alejado de la verdad. Este período no fue sinónimo de destrucción, esclavitud y muerte, sino de cultura, desarrollo y especialmente tolerancia, la cual no abundaba por esos tiempos. La tolerancia le permitió a las  minorías étnicas y religiosas como los judíos, tener los mismos derechos que  los musulmanes, a tal punto que en la España musulmana habitaba la comunidad judía más numerosa, rica e influyente de Europa. Su  capital, la ciudad de Córdoba, era la más grande y la más poblada de Europa occidental.  Durante este tiempo, el  Califato de Córdoba se convirtió en el centro cultural del continente.  La ciencia, la medicina, la ingeniería, la astronomía, la aritmética, el álgebra, la geometría, el derecho, la filosofía, el arte, la arquitectura y la literatura alcanzaron gran desarrollo En ningún otro reino de Europa medieval surgieron figuras de la talla de Avicena, Averroes o Avenpace; no hubo matemáticos, filósofos, astrónomos o cirujanos como los hispano-árabes. Había colegios bibliotecas y una universidad, la de Salamanca, que era la más prestigiosa de Europa, donde los sabios maestros manejaban a la perfección el árabe, el latín, el griego, el hebreo y el castellano, por lo que se dedicaron  a traducir las obras de los clásicos griegos y romanos, de los chinos y de los indios, de los hebreos y de los mismos árabes; obras que en el resto de Europa eran satanizadas y quemadas en gigantescas hogueras.               

Muchos apoyaron la permanencia musulmana en al península, y es que les convenía. Gracias a ella, el hombre común pudo liberarse de la tiranía de  los reyes y señores locales que los  explotaban en sus  tierras y los hacían combatir en las guerras. La tolerancia practicada al interior del califato permitió la convivencia en relativa paz, de una gran diversidad étnico-religiosa proveniente de distintas partes del  Viejo Mundo, personas que se veían atraídas por la prosperidad  cultural y económica del califato, gracias al desarrollo de la actividad mercantil basada en el comercio (a diferencia de la economía feudal europea, básicamente agraria).  De sus  fronteras salían -por mar y por tierra- las más refinadas mercancías traídas de Persia, Siria, China e India como  la seda, los condimentos o las alfombras, productos muy apreciados por reyes, señores feudales y nobles de todo el continente europeo.   


La ciudad amurallada de Granada en todo su esplendor
                                                                                                                                                  

LA RECONQUISTA
El reino de Granada, última taifa islámica en la península
Las sucesivas uniones matrimoniales entre los monarcas, redujeron los reinos cristianos a tres, Portugal, Castilla y Aragón, que incrementarían su poder con el matrimonio religioso  de  los  Reyes Católicos, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, sentando así las bases  del reino de España. Fueron  ellos, quienes usando lo último en armamento dirigen al ejército que logra conquistar el  2 de enero de 1492  la ciudad musulmana de Granada,  último bastión islámico, poniendo fin a 800 años de dominación.  Tal  victoria fue posible gracias a la profunda fe de los cristianos, a la capacidad política de Fernando el Católico y a la desunión del pueblo musulmán que tras la muerte de Abderramán III -y aprovechando el debilitamiento del poder central- se fragmenta en pequeños reinos llamados Taifas, rivales entre si.  


Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, los Reyes Católicos.
Su matrimonio condujo a la unión de sus reinos a a la creación de España.

Fue precisamente  esta debilidad política la que favoreció la Reconquista, que se vio interrumpida en varias ocasiones, especialmente desde que las taifas fueron conquistadas y después anexadas al imperio norafricano Almorávide originario del Marrakech (hoy Marruecos) que posteriormente sería conquistado por los Almohades de la cordillera del  Atlas (entre Túnez y Marruecos). Boabdil, el último rey moro de Granada, que sería derrotado por los Reyes Católicos en 1492, pertenecía a esta dinastía.


Los Reyes Católicos aceptan la rendición de Boabdil, ultimo rey moro de Granada.

Tal victoria hizo surgir un misticismo casi fundamentalista en los "españoles" que se sintieron elegidos para realizar la "cristianización del mundo", especialmente  si tomaban como referencia las derrotas de los Cruzados en su intento de recuperar Tierra Santa de manos de los turcos selyúcidas y, posteriormente, la conquista de Constantinopla, capital de Bizancio -último reino cristiano en Oriente- a manos de los turcos otomanos en 1453. 


Sancho el fuerte 
                                                                                      
La empresa  política y militar  más larga de la historia no fue sino una guerra civil  disfrazada de conflicto religioso. Nada menos que 32 generaciones de "españoles", cristianos y musulmanes, participaron  en  esta epopeya, pues no se enfrentaron cristianos europeos contra árabes musulmanes; también había europeos musulmanes, árabes cristianos y musulmanes no árabes. Y cristianos  enfrentados a  cristianos  y  musulmanes enfrentados a musulmanes. Y judíos, contra los que a veces se enfrentaban todos.  Miles de guerreros  acompañaron a Tarik desde África, pero no pasaron mujeres y, por lo tanto, no pasó la raza, por lo que tuvieron  que mezclar su sangre con la de las mujeres hispanas. Los hijos del guerrero compartían la mitad de su sangre. Sus nietos, sólo una cuarta parte. Los nietos de sus nietos, un dieciseisavo. A pesar de los aportes genéticos de almorávides y almohades, se puede afirmar que hacia el siglo XIII y durante todo el proceso de  Reconquista,  ya  no existían razas puras en la península y todos pueden ser considerados "españoles".


Con la Reconquista miles de musulmanes y judíos fueron expulsados de los
territorios del nuevo reino cristiano de España
                                                                                                                                                  

Con la Reconquista empieza la intolerancia por parte de los cristianos victoriosos, especialmente religiosa, contra musulmanes y judíos, que para quedarse en España y poder continuar con sus negocios,  tienen  que cambiarse al Cristianismo transformándose en  "Marranos" que, ante la sospecha de seguir practicando en secreto su antigua religión, son perseguidos y ajusticiados,  lo que motiva a la mayoría a cambiar de identidad para no despertar sospechas, mantener sus riquezas y poder participar de las empresas  descubridoras  y de nuevas tierras para el comercio. 


El "descubrimiento" de Américo por Cristóbal Colón fue visto como el justo premio que Dios
les había otorgado por su cruzada contra los moros

El "Descubrimiento" y colonización de América fue tanto una empresa política y religiosa como mercantil. La Reconquista fue una guerra que se extendió más allá de los límites de la fe. Fue también una guerra de carácter territorial, conducida y regulada, aunque no siempre controlada, por la corona y por las órdenes religioso-militares, quienes obtuvieron vasallos y grandes extensiones territoriales durante este proceso. La colonización estuvo basada en el establecimiento de pueblos cristianos con jurisdicción territorial bajo la tutela real. Al principio las conquistas dieron mayor importancia a la ocupación y a la explotación de la tierra para luego  conferir poder y riqueza en términos de objetos móviles como el oro y los vasallos. El deseo de ganar honor y valer más era la ambición central de la sociedad castellana medieval, que fue la que llegó a absorber el poder político en la península.                   

El proceso de la Reconquista Española de la península Ibérica

La corte de los Reyes Católicos


La historiografía sobre esta hazaña es abundante, especialmente en España, donde suele ser mitificada. Aún así, hay varias publicacones donde se intenta romper con el mito patriotero para presentar un hecho más real. Aquí una muestra











_______________________                                                                                       
FUENTES:                                                                                                                   
"Descubrimiento y Conquista" - Expreso-INC           
"La España que descubrió el Nuevo Mundo" - Rodolfo Puiggrós   
"La verdadera historia de la (Re)Conquista" - Alberto Porlán, Muy Especial, sept/oct. 98
“La España Musulmana” - Histori-K porlasendadelahistoria.blogspot.com
“Orígenes de la Nación Española” - Claudio Sánchez-Albornoz







***********************
ACTIVIDADES:
1-Realiza una comparación entre la España islámica y la España de la Reconquista
2-Realiza una línea de tiempo o una secuencia cronológica del tema
3-¿Qué opinas de la forma como se comportaron los españoles cristianos cuando derrotaron a los musulmanes? ¿Qué hubieras hecho de estar en su posición?
4-¿Cómo podrías sustentas que la Reconquista española realmente no existió?
5-¿Qué crees que hubiera ocurrido en España de no haberse producido la reconquista cristiana?'





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.